Cárcel

Impotencia.
Me encuentro encerrada en una jaula, tan pequeña que soy incapaz de moverme en busca de comodidad.
El espacio en el que me encuentro, se hace cada vez más diminuto, mientras que los barrotes que me encierran se clavan en mi piel.
La presión que ejercen es demasiado intensa, perforando mi epidermis, consiguiendo que suelte un alarido de dolor.

¿Por qué?

Esa pregunta es ahogada en el viento.

¿Por qué me está ocurriendo esto?

En ocasiones, somos nosotros los que fabricamos nuestra propia jaula, e incluso, hacemos de nuestro espacio más estrecho...

...las personas creamos nuestra propia prisión, del metal más gélido y asfixiante, encadenándonos con los grilletes de la incultura, falsedad, o falta de empatia hacia nuestros queridos semejantes.

Los barrotes más gruesos, son aquellos aleados con la intolerancia, y falta de solidaridad.

¿Acaso tú, ya has forjado tu prodia prisión?
.
.
.
Estoy en el locutrio escribiendo, así que sorry, porque sé que lo que he escrito está fatal.
Mi PC Victor anda muerto, y por lo tanto no sé cuando podré actualizar.

Porque no hay nada que supere a la fantasía

Porque no hay nada que supere a la fantasía

Érase una vez...

Érase una vez...

Eres el visitante número...