ewê

Image and video hosting by TinyPic

Me mantengo pasivo a mi al rededor excluyendo a la realidad que me envuelve.

¿Por qué?

Lo desconozco. Aunque sospecho que quizá lo que me ocurre es que estoy cansado; que el peso del mundo ha creado una hernia enorme en mi espalda y la misma como consecuencia ya no puede cargar más con él.

Cada golpe recibido ha ido generando en mí un corte; un moretón; una llaga.

Que en mi piel queden tatuados cada uno de los estigmas de mis vivencias; cada llanto; cada sonrisa.

Que en mi piel se forje con hierro candente la historia de mi vida.

Que en mi piel quede impreso el porqué me estoy planteando decirle adiós al regalo de la existencia.

Para que luego, más tarde, Tú puedas contar mi historia.

Adiós

Image and video hosting by TinyPic

Mi mirada se mantuvo fija en tus resplandecientes ojos, los cuales se encontraban húmedos, cargados de un sentimiento que era tan complejo de descifrar como puede resultarlo la ecuación del universo.

Lo único que pude sacar en claro de tu ser fue un breve destello de despedida, que yacía en el interior de tu pupila dilatada.

Quise abrir la boca, y rogarte e implorarte que no me dejaras, pero por alguna extraña razón el sofoco que nublaba mi visión me impedía actuar.

Mi corazón se estremeció por un amargo dolor que amenazaba con consumirme como lo haría una sobredosis de heroína con un adicto. Sólo deseé dejar de existir; desaparecer; abandonar el tren del mundo.

El agrio adiós había envuelto el ambiente en el que estábamos. Quería huir de allí; escapar a tu lado de la cárcel emocional en la que nos encontrábamos.

Pero, aquellos estigmas provocados por el pánico a la pérdida —a tu pérdida— no me concedieron el privilegio de poder luchar para impedir separarnos.

Te dejo.

Me mantuve callada, sin reaccionar.

Y entonces fue cuando nuestras miradas
no se volvieron a encontrar.


Porque no hay nada que supere a la fantasía

Porque no hay nada que supere a la fantasía

Érase una vez...

Érase una vez...

Eres el visitante número...