Contigo pero sin ti

Image and video hosting by TinyPic

Mi mirada se mantuvo fija en aquel contundente muro de cristal que nos dividía; era tan absurdo. Tenerte a apenas un metro de distancia y no poderte alcanzar, y no poderte tocar, y no poderte sentir...

Quizá lo más frustrante de aquella situación era el hecho de que tú no me vieras; de que, el extremo del cristal que estaba a tu lado se encontrara empañado.

Grité intentando llamar tu atención con todas mis fuerzas hasta quedarme sin oxígeno, pero mi esfuerzo fue vano, puesto que mis palabras no podían atravesar aquella enorme pared que nos separaba.

Yo te amo; llevo años enamorado de ti. Contemplándote absorto en la agonía del saber que tú ni siquiera eres consciente de que alguien te aguarda al otro lado de tu pared.

...

Creo saber que hay algo más. Me gustaría apreciarlo; pero no puedo.

Un muro me impide contemplar más allá de donde me encuentro. Aquella pared está empañada, sucia y dejada.

¿Qué pasaría si la limpiara?; ¿si tratara de quitar la inmundicia que veta el paso del sol?

________________________

TEXTO INSPIRADO EN




El vídeo es precioso; os recomiendo que lo veáis, aunque el final es un poco hard a mí me gusto muchísimo y me dio mucha lástima.

¿Sabéis a qué más me recuerda éste vídeo? A una relación vía internet, porque las personas están ahí pero no las sientes.

Bueno, mejor dejo de hablar que seguro que os estoy aburriendo.

.-.

Image and video hosting by TinyPic

Cierra los ojos.

¿Qué ves?

No lo sé.




Quiero ver más allá de
Un cristal oxidado,
Elegante y gris.

Silencio,
Espera.

Calidez vacía;
Armónico
Llanto.
La verdad
Es que,

El silencio,
Lame el

Hielo de las rocas
Originando aquel
Rugido estridente
Innegablemente
Zafio y ruín,
Obsequiándonos con
Nimiedades
Traspuestas
E impunes de significado.




Eso no tiene sentido.

¿Cómo que no? Es la boca del horizonte
la que nos otorga un nuevo día.

Porque no hay nada que supere a la fantasía

Porque no hay nada que supere a la fantasía

Érase una vez...

Érase una vez...

Eres el visitante número...