2+2=5

Image and video hosting by TinyPic

El hombre contempló los grilletes de su muñecas y de sus pies. Separó sus extremidades tratando de liberarse vanamente; mejor aquello que quedarse quieto sin oponer la más mínima resistencia.

Al fondo del pasillo escuchó unos suaves pero a la vez grotescos ecos de pasos; seguros y firmes. Tembló temiéndose lo peor. Cerró los ojos relamiéndose sus labios con una saliva pastosa consecuencia de su sed.

2+2=5

La puerta que se hallaba a su espalda se abrió.

Tras ella apareció un tipo alto y corpulento. Llevaba puesto un elegante traje de chaqueta negro, una capa para abrigarse del frío de la cual se despojó cuando se colocó ante él y unos guantes de cuero negro.

Crugió los dedos de sus manos con anticipación contemplando al prisionero menearse como lo haría un flan.

—¿Por dónde quieres que empecemos? —tanteó el tipo con seguridad en su voz.

El prisionero no contestó. Mantuvo la mirada firme en sus esposas.

El sonido metálico de una mesa de disecciones anunció la llegada de la misma. El cautivo tragó saliva asustado. Su enemigo, empezó a hablar sin más preámbulos:

—Conozco todo tipo de métodos; algunos capaces de hacer que inculpes hasta a tu madre de un asesinato que jamás existió. Si quisiera, podría demandar eso de ti —hizo una pausa—, pero no es una mentira lo que yo anhelo de tu persona, sino una verdad. Una verdad que puede que ante la evidencia no lo sea, pero que aún así, por el mero hecho de que yo te la haya ordenado como cierta, se torne verdadera. Deberás creerla aún a pesar de que tu razón dicte lo contrario. Porque éso es lo que espero de ti; la capacidad de creer incondicionalmente en cada una de mis palabras, ¿entiendes?

Su única respuesta fue un traqueteo de los grilletes.

—Voy a conseguir que tú seas capaz de manipular tu mente a mi antojo. Porque eres mío, ¿de acuerdo? Cuando yo te lo diga serás mi esclavo, cuando te lo exija mi aliando, y a veces (como en este momento) mi enemigo. Así que asúmelo, porque después de esta sesión me afirmarás con toda certeza que dos más dos son cinco. Porque lo son, y por ello, a tu razón le dejará de importar todo tipo de interacciones lógicas que no provengan de mis palabras. Aprenderás a convertir la mentira en verdad, y a creer con fanatismo en ella.

La mano del trajeado se dirigió hacia la mesa de disección, y de ella, sacó una aguja. Sonrió a su proyecto con un cariño fraternar increíblemente real.

—Empecemos...

2+2=5

___________________________________
¡¡Yuuuuuuuuuuuuujuu!! >w< Ya me terminé el libro y creo que como consecuencia no escribiré mas textos inspirados en él.

Así que bueh, os dejaré de aburrir con ellos (?) -w-

¡¡Nos vemos!! <3


:/

<span class=

Trato de asumir que no estás; que nunca lo estuviste; y que en un futuro jamás me ibas a acompañar.

Cierro los ojos e intento imaginarte; evocar tu rostro, cincelar tu sonrisa... Y no veo nada.

¿Por qué?

Porque no existes.

Sencillo, ¿verdad? Y aún así, para mí, imposible de creer.

Por más que lo pruebo no logro que mi mente sea consciente de ello. Quizá porque estoy sola y te necesito, o quizá porque una parte mía anhela aquel eco intangible que fuiste tú.

¿Dónde estás?

En ningún lado.

Quisiera morir en éste mismo instante, pero soy muy cobarde como para librarme de mi condena. Así que inhalaré hasta la última bocanada de aire que me dote la vida, amargada por que un ser inexistente se haya apropiado de cada sentimiento latente en mi pecho.
______________________

No me convence :/


Las caras del espejo

<span class=

Creo que estoy dando mucho la chapa con el temita de la tolerancia, pero aún así me veo obligada a subir este vídeo en el que colaboré con dos amigas mías estudiantes de psicología.

Dicho vídeo forma parte de un trabajo que presentaron. En él salimos yo y una de las estudiantes (Yolanda) preguntando a la gente cómo ir al aeropuerto desde el centro de Valencia. Como podréis comprobar —si veis el vídeo— las personas son reacias hacia nosotras a la hora de contestarnos cuando no vamos vestidas dentro de los cánones establecidos previamente por las modas.

Ésta es la prueba misma del poder de las apariencias.





Fue una experiencia divertida y estimulante.

También me veo obligada a añadir dos reacciones que no se plasmaron en el vídeo dado el hecho de que no pudieron ser grabadas: una de un grupo de hombres que cuando nos vieron vestidas de góticas nos despelotaron con la mirada con la errónea idea de que por vestir así éramos algo cercano a prostitutas, y otra de un grupo del partido UPyC que estaba de campaña justo en nuestra zona de rodaje; les pedí un globo ilusionada y me lo dieron junto con caramelos sin ningún tipo de mohín o reticencia hacia mi ropa (iba vestida de gótica), no obstante, cuando apreciaron mi cambio de look (me tocaba vestirme de pija) me aconsejaron vestir así ya que me veían más agraciada.

También resalto el hecho de que cuando iba de gótica todos apreciaron que llevaba un globo en la mano (el que me entregó el UPyD) ya que resaltaba con la ropa, y cuando fui de pija nadie se fijó en ese detalle, puesto que además de que no resaltaba tanto con la ropa, los individuos no entraban a buscarle lo erróneo en mi vestuario como lo harían con el look gótico.

Fue divertido llamar la atención; en los ascensores del Corte Inglés una mujer me contempló horrorizada por mi vestuario, y yo, para impresionarla aún más le dije a una de mis amigas que tenía ganas de llegar a casa para arrancarle la ropa. Me haría gustado tener una cámara en la mano para fotografiar la cara de horror de esa mujer.

Es divertido jugar con la parte superficial de la sociedad.


TO-LE-RAN-CIA

Image and video hosting by TinyPic

Hoy, me han hecho probarme ropa para una boda. No me he sentido para nada cómoda con esos trajes porque... no sé, me da la sensación de que llevo puesto un disfraz.

Quizá os parezca absurdo pero me siento así.

Aquí tenéis dos fotos:


Mi madre me dijo que quiere que vista como los demás y que deje de llevar esa ropa negra horrenda.

¿Qué me pide que haga?, ¿qué deje de ser yo misma?

Odio esos trajes de flores a lo casa de la pradera que se llevan ahora, y también detesto muchísimo el hecho de tener que vestir conforme lo dicta una moda. Es más, estoy completamente segura de que si volviéramos atrás en el tiempo y vendieran esos vestidos de flores la gente no los compraría tachándolos de feos.

Según yo, las modas son la cosa más hipócrita que hay.

Mamá, hubo un tiempo en el que yo también quise encajar y ser como los demás, pero por mas que lo intentara y vistiera como tú me dijeras y me comportara según tus consejos, nunca lo conseguí. ¿Por qué? Porque no soy como ellos y sería una estupidez ponerme una máscara e interpretar un papel que no fuera el de mí misma.

Pero parece que tú eso no lo entiendes y le echas la culpa a la adolescencia que hay en mí diciendo que ésto es sólo una fase.

Mamá, desde los tres años, —cuando entré en el colegio—, he sido la rara; ¿eso también me lo he inventado? Nunca fui como los demás y nunca lo seré. Ya va siendo hora de que lo asumas, ¿no crees?

Dices que la ropa que llevo es como un disfraz que uso para ocultarme del mundo; ¿te divierte psicoanalizarme asumiendo que no es normal que a mí me guste lo que llevo puesto?

Simplemente llevo esa ropa porque es... genial. Creo que si te basaras en la tesis de "a gustos, colores" te podrías dar cuenta de ello.

Cuando me compro mis vestidos simplemente escojo los que me gustan y por ello me tachan de emo o de gótica aunque yo no sea nada de eso. Simplemente soy María, María Ahufinger. Nada más.


Me encanta ir vestida de gato, esposada a mis amigos por la calle o cualquier cosa parecida, porque es divertido.

No me importa que me miren mal o me tachen de rara; yo me río fingiendo que mis amigos son mis esclavos o mis mascotas, porque esa, es mi manera de bromear con ellos.

Y si no os gusta, cogéis un maldito diccionario y buscáis la palabra TO-LE-RAN-CIA y luego me contáis, ¿vale? Porque ya estoy hasta las narices de que la gente me critique sin siquiera conocerme.

Me tomo con humor el hecho de no formar parte de lo homogéneo de la sociedad, ya que eso es lo que me hace especial. Tiene más valor vivir la vida siendo uno mismo que ocultarse por temer no ser como una multitud.

Prefiero ser la oveja negra del rebaño, es más, el negro para mí es un color precioso. ¿Vosotros qué pensáis?

1984

<span class=
Mi mirada se mantuvo cautiva en la ventana de mi cuarto que daba a la calle. Las vistas que me proporcionaba no eran gratas; un callejón mugriento y un cubo de basura en la esquina del mismo rodeado de bolsas de plástico grises repletas de deshechos que no cabían en su interior. Sobre aquel cubo había un cartel con un rostro impreso.

Tragué saliva conmocionado. Daba la sensación de que los ojos de aquella imagen seguían hasta el más mínimo movimiento respiratorio de mi pecho. Aterrorizado, recompuse mi rostro a una mueca inexpresiva.

Bajo la imagen del cartel ponía "Gran Hermano te vigila". Aquellas palabras se clavaron en mí como agujas e hicieron que regresara a la realidad secundadas por el sonido que emitía la telepantalla; en aquel momento se escuchaba a una trompeta tocando una marcha militar.

Como estaba acostumbrado, modifiqué mi cara de póquer a una expresión de dichosa felicidad, pues de este modo sería más sencillo pasar desapercibido y no ser el centro de atención en la grabación que la telepantalla hacía de mí.

LA GUERRA ES LA PAZ

LA LIBERTAD ES LA ESCLAVITUD

LA IGNORANCIA ES LA FUERZA

El eslogan del Partido estaba en mi cabeza, como un potente zumbido de un zángano en el interior de mis tímpanos. Quise gritar.

Impotente, no hice absolutamente nada. Forcé una sonrisa que exteriormente se vería increíblemente real y traté de no pensar en el diario que acababa de ocultar en el cual escribí lo que sería mi condena cuando me descubrieran:

ABAJO EL GRAN HERMANO

ABAJO EL GRAN HERMANO

ABAJO EL GRAN HERMANO


ABAJO EL GRAN HERMANO


ABAJO EL GRAN HERMANO


ABAJO EL GRAN HERMANO

________________________

Texto inspirado en el libro 1984 de George Orwell. Lo estoy empezando a leer, y me encanta; os lo recomiendo. Es una especie de cóctel de dictaduras y es bastante entretenido. Ah, y como curiosidad diré que "Gran Hermano" se llamó así por él e_ê

Sorry por tardar tanto en actualizar, pero estoy vaga y sólo queda un mes de clase; ¡compadeceros de mí! T^T



////

Image and video hosting by TinyPic

—A lo mejor dentro de unos años cambie de opinión —musitó Estela con suavidad.

Arqueé una ceja con escepticismo.

—Sí, tal vez... y también algún día los cerdos vuelen, ¿no? —me reí con todas mis ganas.

Estela suspiró.

—Nunca se sabe —dijo—. Todo es posible; incluso que algún cerdo nazca con alas.

Me mordí los labios tratando de no soltar una carcajada.

—De todos modos aunque la Luna me amara daría igual; lo nuestro sería imposible porque aunque pusiera todo mi empeño no podría alcanzarla, y ella, si tratara de bajar para tocarme caería desde ahí arriba —señalé el cielo de manera dramática— y moriría en el impacto.

Estela sacudió su cabeza confundida.

—¿Tú no estabas enamorado de Alma? —inquirió—. Ella no es un satélite.

Sonreí con sorna.

—Cierto; pero aún así se le parece mucho —hice una pausa—. Alma está en su casa, encerrada. Si tratara de bajar de su balcón a verme terminaría cayéndose y haciéndose daño; y si yo intentara subir a por ella terminaría preso de las espinas de los rosales de la enredadera de debajo de su cuarto.

Estela suspiró.

—Tú siempre tan poético...

La despeiné de manera juguetona.

—Además, ella siempre está enferma —articulé inaudiblemente. Suspiré, decaído.

—A lo mejor le pasa como a Blancanieves, que está presa del hechizo de una bruja.

—Deliras —la pinché, poniendo cara de falso ultraje. Su única respuesta fue un enigmático encogimiento de hombros.




Image and video hosting by TinyPic
Yo fui la que quise ser una princesa.
Yo fui la que quise ser una princesa.
Yo fui la que quise ser una princesa.


¿Lo logré?
Obviamente NO.

Porque no hay nada que supere a la fantasía

Porque no hay nada que supere a la fantasía

Érase una vez...

Érase una vez...

Eres el visitante número...