This is the new SHIT


Selene miró a sus padres, a la gente de su pueblo, de su ciudad, de su planeta... Todos eran iguales; hombres grises sin moral propia, que se regían por un criterio común establecido por las modas y el capitalismo. Selene los detestaba. Se sentía prisionera en una cárcel sin barrotes; en una jaula de corrupción, monotonía y egoísmo. Un horrible lugar regido por el dinero y las ansias de ser aceptado; de que los demás te dieran el aprobado.

Selene tenía muchas ganas de gritar; de exteriorizar fuertemente su ira hacia cómo eran las cosas, y su frustración por no poder hacer nada para cambiarlas. A medida que pasaba el tiempo, el odio de Selene hacia el interés desproporcionado por las modas, el dinero y el «Qué dirán» aumentaba. Estaba cansada de vivir en un universo atestado de semejantes peleles con semejantes aspiraciones. 

Selene tenía muchas ganas de llorar, pero aquéllo sería en vano; ¿qué hacer cuando nadie comparte tu manera de ver las cosas?, ¿cuando te hallas cautiva en un mar repleto de circunstancias adversas? Luchar; obviamente Selene debía luchar. Para alcanzar a un ideal correcto debemos, incluso, sudar sangre.

Y sobre todo, pensar que aunque parezca imposible, habrán personas que 
estén en la misma situación.






 

~

 

Llegó la época de tensión; el momento en el que el alumno debe demostrar sus conocimientos. Llegó la época de duda; el momento en el que el alumno se plantea si sabe lo suficiente para sacar nota alta en su asignatura.

¿Qué ocurre? Estamos de exámenes. En estos instantes nos jugamos el éxito de nuestra vida académica. Nuestro veredicto será dictado por un bolígrafo rojo.

 
Me encanta hacerme fotos; se nota, ¿eh? xDD 

Y es que la señorita Ahufinger ha estado de parciales estos días, y la verdad, no le han salido muy bien. Tal vez sea porque es una chica a la que le cuesta concentrarse en lo que hace, puesto siempre tiene demasiadas cosas en la cabeza.

Independientemente de ello, la señorita Ahufinger vuelve a retomar su blog y pide disculpas por su retraso. Estaba demasiado cansada y deprimida como para que se le pasara por la cabeza redactar algún escrito. 

¿Podréis perdonarla? 

~



Me da rabia. Estoy iracundo. ¿Cómo puede ser posible? ¡¡Explícamelo!! Te lo exijo. ¿Por qué? No es justo que él sí, y yo... Y yo me quede sin tocar tu piel. Sin deleitarme con la suavidad de tu epidermis; pálida y limpia; suave y olorosa.

Quiero hundirme en tu cuerpo; perderme en sus profundidades y no regresar jamas. Quiero memorizar cada centímetro de ti, y una vez lo haya conseguido volver a repetir; para asegurarme de que pase lo que pase siempre te recordaré a la perfección; para asegurarme de que cuando no estés podré hacer más amena mi espera evocándote dentro de mi cabeza. Quiero... Quiero sentirte cerca; que tu cuerpo haga que el mío arda en llamas hasta que termine por hacerse ceniza, y de no ser así, hacer a las llamas eternas.

Me da rabia. Estoy iracundo. ¿Cómo puede ser posible? ¡¡Explícamelo!! ¿Por qué? No es justo que él sí, y yo... Y yo me frustre porque él no sea consciente de la mujer que está a su lado; de la amante con la que comporte su cama. Escúchame, cielo, él nunca sabrá lo que vales; jamás conocerá el valor de tu ternura, de tu sensualidad, de tu inocencia. 

Quiero que él desaparezca. Quiero que no le ames, que no se aproveche de ti; que deje de amamantarse de tu amor desinteresado y pacífico. Quiero... Quiero... Me gustaría ser él, y de no ser así, que mi cuerpo se torne la cárcel del tuyo; que la única razón para que tus latidos prosigan con su palpitar se convierta en la misma que la mía: estar juntos.


La bruja del Miedo

 

Violeta se sentó al lado de su amiga Clara. Estaban en clase, a la espera de que el profesor acudiera a dar la asignatura. Violeta, como era ya costumbre, ojeó la libreta de su amiga a la espera de un nuevo capítulo de la historia de Soledad. Confusa, Violeta arqueó una ceja.

—Me he dado cuenta de algo —empezó—. Siempre nos estás hablando de la princesa Soledad pero nunca nos das detalles de la bruja del Miedo; aquella que hechizó a la princesa. ¿Por qué?

Clara reflexionó durante unos breves segundos, dándose cuenta de que en realidad nunca le había dotado peso a la malvada bruja. Tal vez aquello ocurría porque nunca se había puesto a pensar en ella con perspectiva. En su historia únicamente era la antagonista.

Aquello a Clara no le gustó demasiado; ¿acaso estaba bien que nadie conociera verdaderamente a Miedo?, ¿era bueno que la gente no supiera por qué odiaba tanto a Soledad? No, desde luego que no. Clara, decepcionada consigo misma decidió cerrar los ojos y evocar a la bruja, para poco después, en su abstracción, preguntarle cuál era su historia.

Violeta, por su parte, dio dos golpecitos a Clara en el hombro; estaba preocupada por la actitud ausente de su amiga. Clara, en respuesta, cogió una hoja de su libreta cuadriculada y empezó a escribir.

  Dibujo realizado por mi amigo Ty.

Le he preguntado a la bruja del Miedo quién es. Me ha contado muchas cosas, y creo que ahora, finalmente, sé su historia.

La bruja del Miedo se parece en algo a Soledad; ambas no tienen nombre. No obstante, Miedo no lo olvidó de la misma forma que la princesa.

Aun así, La llama del Olvido empleó el mismo método para eliminar la identidad a Miedo que el que sufrió lo que en su día fue el reino de la Esperanza; consumió a ambos aprovechándose de la impasividad del tiempo. Para ello, en el reino de la Esperanza la malvada llama tomó ventaja de la desaparición de la princesa; y con la bruja del Miedo la malvada llama se aprovechó del hecho de que Miedo no tuviera a nadie que la quisiera lo suficiente para recordarle cada día quién es. Como habrás visto, la llama del Olvido es un monstruo que se alimenta de las existencias ajenas para mantener la propia. 

Posiblemente, Miedo fue presa de Olvido por su nimiedad; ella era una bruja aislada que no importaba a nadie, ya que tras su descubrimiento de la fuente de la juventud, de la cual bebe cada mañana, decidió no abrirse a ninguna persona para que así no averiguaran su secreto. Cuando, finalmente, Miedo fue consciente de su inexistencia se odió a sí misma y se desesperó por saber cuál era su verdadero nombre.

Fue poco después cuando empezó a odiar a Soledad; cuando, furiosa, se percató de que la princesa tenía todo lo que ella podría desear: familia, belleza, dinero y a un futuro príncipe de cabellos de oro. No era justo que aquella princesa disfrutara con plenitud de una vida llena y que ella, una bruja muerta por dentro, se ahogara en la ausencia de sus recuerdos. 

Una noche, Miedo entró en la habitación de Soledad con la intención de que la bella princesa de cabellos medianoche sufriera, aunque fuera una única vez, el dolor de existir y no existir a la vez. Se colocó en la cabecera de la cama de Soledad e hizo levitar el espejo de mano que siempre llevaba pendiendo de su cuello. Dicho espejo era un reflejo del alma de Miedo. Así pues, la bruja proyectó en el espejo el reflejo de Soledad; dejando caer su identidad dentro de la cabeza de la Princesa. Fue entonces cuando Soledad descubrió lo que era existir, sin existir; vivir, sin vivir. 

Lo que la bruja del Miedo no sabía era que la princesa tampoco era feliz. Por ello, la amargura de Soledad se hizo uno con la carencia de ser de la bruja; aquello, era algo que la princesa fue incapaz de soportar. En aquel momento, la llama del Olvido, que se oculta en la zona más recóndita de todos nosotros, devoró la identidad de Soledad. La princesa, llevada por la corriente del dolor, dio paso libre a la llama para así poder renunciar a sus recuerdos, y junto a ellos, a su agonía y a la impuesta por la bruja.

El primer recuerdo de Soledad en su no-vida fue el de una aparente niña de seis años, que en realidad era una bruja de quinientos, con un espejo colgando en su cuello y mirada de vieja en sus vacíos ojos. En aquel espejo, que tanto llamó la atención a la princesa, se creó el antes y el después de la identidad de la bruja, pues en él Soledad vio reflejado el rostro terrorífico de una mujer condenada.

«¡¡Salvadme, por favor!! ¡Liberadme de la bruja del Miedo!» gritó la princesa, compungida por aquel reflejo. Al menos, ahora la bruja tenía una identidad provisional hasta encontrar la suya.

Seguramente, si Miedo no hubiera sido egoísta y hubiera decidido compartir el secreto de la fuente, la llama del Olvido no la habría hecho su presa. Aunque éso es algo que jamás sabremos.

Tras el grito de Soledad, Miedo fue consciente de sus actos, y sintiéndose culpable, dejó una rosa morada sobre el lecho de la princesa a modo de disculpa.
 

Porque no hay nada que supere a la fantasía

Porque no hay nada que supere a la fantasía

Érase una vez...

Érase una vez...

Eres el visitante número...