Perfectamente Imperfecto

 

Soy consciente de que posiblemente mi cuerpo no sea el más hermoso del mundo. Estoy repleta de defectos físicos, al igual que nos pasa a todo el mundo. Hasta la más hermosa súpermodelo de alta gama tiene imperfecciones que los señores fotógrafos se empeñan en eliminar con el photoshop. Esta sociedad tiene un grabe problema con los cánones y el ideal de belleza.

Y ahora digo yo: ¿Qué tiene de malo tener cicatrices, granos, marcas...? Forman parte de nosotros; son un fragmento de nuestra vida. Posiblemente, el día de mañana, al mirarnos al rostro y encontrarlo sin acné, pensaremos «Cuando era adolescente tenía millones de granos y me daba vergüenza por si al chico del que estaba pillada le desagradaban»; o mejor, al contemplar esa cicatriz de la vez que nos caímos de la bici, tendremos una prueba de nuestro recuerdo de cuando nos quitaron las ruedecitas.

Todas nuestras vivencias quedan impresas en nosotros. Se adhieren a nuestra piel y se tornan una marca imperfecta, que, a mi ver, nos hace más humanos. Más reales. Más personas.

Dejemos atrás todas las exigencias físicas y pensemos sólo en vivir.




 

0 Response to "Perfectamente Imperfecto"

Porque no hay nada que supere a la fantasía

Porque no hay nada que supere a la fantasía

Érase una vez...

Érase una vez...

Eres el visitante número...