La leyenda de Nockmoon

Hola mis queridos lectores, hoy no me dirijo a vosotros como escritora, sino como Nockmia.
Los Nockmios son los habitantes de Nockmoon; un universo creado a través de los 6 elementos: tierra, aire, agua, fuego, luz y oscuridad.

Estoy segura de que los nockmios estarán encantados de que les hagáis una visita en su blog: http://aquelloquenuncasedijo.blogspot.com/

¡¡Visitad nuestro universo, seguro que no os arrepentiréis!!

Margaritas

Me gustan las flores; significan vida y calor, pero claro, luego llega el invierno y la cosa se empeora.

Mamá siempre me decía; el calor es vida, y el frío muerte, o... ¿Acaso nuestro cuerpo no se congela cuando perdemos la vida?

Me gustaría poder salir al parque, y observar el impresionante brillo del sol, ¿que por qué no lo hago?

Estoy enferma, siempre estoy enferma, y eso me impide observar las delicias de la naturaleza.

¿Por qué la vida no me permite apreciar lo hermosa que es?, ¿por qué les da el regalo de apreciar su perfección a las personas que menos son conscientes de ella?

Quisiera salir al campo, para poder comprobar si las margaritas son tan hermosas.

Pero no puedo, nunca podré hacerlo...

.

Todo se siente muy duro, e increíblemente brillante; mis pupilas arden, cada vez que las fijo en aquel astro brillante en el cielo.

Pero... antes todo era tan suave.

Las voces que se clavan en mis oídos son agudas y estridentes, mientras que los sonidos ambientales son ensordecedores.
El aire se encuentra sucio, lleno de una nubosa neblina ahogada en contaminación.

Pero... antes todo estaba tan vivo.

Te equivocas; ésta es la realidad, en toda su autenticidad.

Yo... en el mundo en el que antes estaba... bueno, las cosas no eran así.

Eso era el cielo.

¿Y esto?

El infierno.

Pero... ¿no es éste el planeta tierra?

[...]

...¿y si la tierra fuera el infierno de otro planeta?

.

El fin de los días ha llegado;
las campanas suenan, la gente grita histérica, escondiéndose debajo de sus mesas y sillas;

Como si eso les protegiera del inminente final.


El mundo tal y como lo conocíamos se empieza a desvanecer;
como un lienzo de óleos húmedo, desdibujado por la caída del agua.

Y nosotros, pobres mortales no podemos hacer nada para remediarlo, mas, fue nuestro egoísmo el que provocó la erupción de los volcanes, y fue nuestra ansia de poder la que dividió los océanos y mares.

La polución mató a los árboles, y tejió en el universo contaminación e inmundicia.

Aviso

Seré breve, estoy en clase de informática: sin locutorio ni internet, imposible actualizar hasta nueva orden.

Sorry T_____________T

Se hace lo que se puede.

Ah, y Carla no puedo entrar en tu blog :SS. Haz algo pliiis XDD que entraré y te leeré en informática.

El asesino

Era una noche cerrada, el asesino ya hacía horas que perseguía a su presa con su lujoso mercedes negro.
En esta ocasión tenía que eliminar a la hija de un famoso capo de la mafia italiana, su nombre era Paola, hija del Capo y una de sus tantas amantes.
Ella tan sólo tenía 15 años, y había salido con sus amigos a la feria de la ciudad.
El asesino salió del coche, vestido todo de negro, con un arma en el bolsillo derecho de la chaqueta, y otra en el tobillo; viene bien venir siempre preparado.
La 99 milímetros de su bolsillo llevaba puesto un silenciador, ya que aunque fuera un arma de poco retroceso eso no quitaba que no creara un fuerte estruendo al ser usada.
El asesino era un hombre joven, de unos 22 años de edad, de cabello castaño oscuro, brillante en tono caoba, y ojos negros como el carbón.
En su conjunto tenía ese tipo de atractivo misterioso y letal que tanto atrae, como atemoriza a las mujeres.
Paola ya estaba cansada de dar tantas vueltas por la feria de su cuidad, ya se había subido a todas y cada una de las atracciones, incluyendo aquellas que le daban tanto miedo y en las que la mayoría de veces se solía echar atrás al llegar a la cola.
Sus amigos estaban comprándose algodón dulce, mientras ella descansaba sentada en un banco.
Una ráfaga de aire frío le provocó un ligero estremecimiento, unido a una sensación poco agradable de que algo no iba bien.
Algo frío y metálico se posó en su nuca…
¡Oh, dios mío, era el cañón de un arma!
Paola conocía demasiado bien ese tipo de pistolas, pues su padre le enseñó a usarlas cuando tan sólo tenía 10 años.
La chica tragó saliva, ya sabía que la buscaban, pero ella había sido tan imprudente como cualquier adolescente, puesto que su padre le había prohibido terminantemente salir de casa sin escolta, pero ella les dio esquinazo en cuanto tuvo ocasión.
¿Acaso era algo tan terrible que quisiera ser una adolescente normal, no buscada por los enemigos de su familia?
¿Era demasiado pedir vivir un día lejos de las amenazadas de muerte?
Ella sólo quería disfrutar, saliendo con los pocos amigos que había conseguido en todos aquellos años, ya que, aunque sólo quisieran estar con ella por su dinero por lo menos no estaba sola, ¿verdad?
—Levántate y no hagas ruido si no quieres que te vuele la tapa de los sesos aquí mismo— le susurró el asesino en un tono frío.
Paola lanzó una sonrisa irónica a la nada, siempre supo que iba a morir joven.
— ¿De verdad me vas a matar?— inquirió la chica sin emoción alguna en la voz—. ¿Acaso te piensas que no sabía que tenía los días contados?, ¿qué no estaba preparada para mi muerte? Te equivocas, y puesto que voy a fallecer pronto, no tengo ninguna objeción en hacerlo en público, así seguro que te echarán laureles en cuanto la policía te coja en tu “discreta” huída.
No escuchó nada como respuesta, simplemente apreció como el cañón del arma ya no presionaba de la misma manera amenazadora la nuca de la joven.
El asesino se sorprendió, por la amargura que abarcaba en las palabras de la chica; sabía que iba a morir de todos modos, pero por lo menos quería hacerlo con honor, no deseaba abandonar éste mundo sin luchar; debía de concederle que para ser una niñata de instituto era bastante valiente.
El asesino apartó en arma de la nuca de Paola, y se sentó con ella en el banco en el que se hallaba, queriendo observar de cerca su rostro, curioso de saber cual sería su reacción.
Se sorprendió al observarla, era tan… ¿Inocente?
Unos enormes y expresivos ojos verdes le miraban con seguridad y una pizca de pánico.
Su nariz era respingona, y sus labios carnosos, ligeramente rosados.
Sacudió su cabellera castaña en señal de duda.
—Tienes que morir, ¿lo sabías, verdad?— inquirió el asesino mirándola intensamente a los ojos, como si intentara leer lo que pensaba.
Paola se encogió de hombros.
—Tanto como tú, y como yo, somos unos meros peones al servicio de aquellas dos familias, mi muerte únicamente agravará más el odio, y se llevará más vidas de gente inocente. Tú simplemente eres un mercenario, un ladrón de almas, del cual se aprovecha la gente adinerada consiguiendo que realices el trabajo sucio— el profundo rencor que embargaba el tono de la joven hizo que algo, se removiera en el corazón del asesino.
—Puede que sea verdad— afirmó el asesino intentando ocultar su asombro por la madurez de las palabras de la joven—, ¿y qué pretendes hacer tú con ello?
Paola sonrió con amargura.
—Esa no es la pregunta correcta, la verdadera duda sería, ¿qué puedo hacer con ello? y la respuesta sería entonces; nada, no puedo hacer nada aparte de dejarme llevar por la corriente de mi destino, del cual cualquier persona menos yo desde que nací se hizo dueña, del cual ahora mismo tú eres el propietario. Hace años que me resigné a dejarme llevar por la marea de otras personas, a asumir lo que tenía que ocurrir, y ahora mismo, lo que va a suceder es mi muerte, pero te puedo asegurar que aunque sea una batalla perdida no pienso abandonar éste mundo sin luchar.
El asesino se sorprendió por la sinceridad amargura y fuerza de sus palabras.
Era valiente, muy valiente.
Él sabía mejor que nadie que cuando la gente es plenamente consciente de que va a morir, muestra su verdadero rostro, sus verdaderos temores, al fin y al cabo, seguramente él habrá conocido más profundamente a aquellos seres a los que les robó la vida que los mejores amigos de estos.
Algunos demostraron tener honor, otros la cobardía; resignación, terror, súplicas…
Pero esta cría, quizás sea la persona con más agallas a la que alguna vez se hubiera enfrentado.
El asesino reflexionó sus palabras, antes de afirmar:
—Tú no deberías morir.
Paola le lanzó una sonrisa amarga.
—Como si eso importara.
El asesino miró con piedad el diminuto cuerpo de Paola, era la primera vez que la compasión aparecía en él a la hora de eliminar a alguno de sus objetivos.
.
.
.
Ésto es la introducción de una historia que estoy escribiendo porque me aburro y como no tengo nada que subir, pues la he puesto; razón por lo cual tiene un final abierto^^.

Oda a Maika

Estás sola, sin amigos, cansada de que te discriminen y marginen;
por eso te fuiste a un lugar nuevo en el que tú piensas que serás feliz.
Y justo allí no conoces a nadie; te sientes insegura, tienes miedo.

Pero entonces te das cuenta de que las cosas no pueden ir a peor,
de que allí no te conoce nadie y puedes empezar de cero,
de que por fin puedes hacer borrón y cuenta nueva.

Te tienes que quitar de la cabeza todos los pensamientos pesimistas;
porque en este nuevo instituto vas a empezar una nueva vida;
y en ella, no se encuentran los abusos y discriminaciones de tus antiguos compañeros de clase.
.
.
.
Éste escrito va dedicado a mi amiga Maika, porque sé que lo ha pasado mal.
Teta con lo buena persona que eres no te merecías eso. Vales mucho y lo sabes, además en éste mundo la gente como ella tarde o temprano recibirá su merecido.
Kris se pasó, pero con el tiempo, el que se encuentre allí arriba hará que lo pague con creces.
Te quiero mucho (L)

Te tiemblan las rodillas, mientras empiezas a plantearte el por qué de las razones de tu lucha;
la explicación que te impulsó a atacar.

Cobarde.

Esa palabra embota tu mente, cegándote por una visión borrosa; impregnada rabia, contaminada de ira.

Cobarde.

Y tú te dejas arrastrar por el miedo, por las inseguridades;
indeciso, a punto de realizar un acto del que no estás muy seguro.

Cobarde.

Como si fuera una burla, ese vocablo sigue danzando en tu mente, sabiendo que siempre que alguien lo pronuncie, el mismo te impulsará a realizar actos de los que poco después te arrepientas...

...y todo, por culpa de tu orgullo.

Ríos de sangre se deslizan por el pálido cadáver de la joven.

El alma de la mortal, se había elevado hacia los cielos; jugando con el brillo del filmamento y las estrellas, dejándose llevar por la brisa etérea del ambiente; pero claro, una parte de ella aún no podía abandonar del todo la tierra.

Su cuerpo aún se encontraba caliente; desangrado por una 99mm.

Ahora, lo que quedaba de ella sería eliminado por los gusanos y otros seres que pudrirían su cadáver.

Y ella, aún seguía preguntándose por qué.

Era joven, hubiera tenido toda su vida por delante, y ahora, no le quedaba nada.

Había sido la presa de una mafia; una inocente muerta en un ajuste de cuentas por error.

Y justo en éstos instantes, su desmadejado cuerpo yacía en un callejón oscuro, lleno de ratas y de humedad.

Su alma, se encontrará condenada a vagar por el universo errante, hasta finalizar el asunto pendiente que le quedaba, hasta conseguir descansar en paz.

Y aún así, la joven esencia de la chica, es capaz de ser feliz; reconfortada por el brillo de los rallos solares acariciando su incorpóreo cuerpo, extasiada por la sonrisa de un niño en el parque, absorta por la belleza de la naturaleza...

En ocasiones, los inocentes son los que pagan el precio de la corrupción y ansias de poder de los culpables.
.
.
.
No me acabó de convencer, pero ando sin tiempo aquí en el locu.
Espero que a vosotros sí que os haya gustado.

Besos.

Estás cansado, ausente, agotado de tropezar con la misma piedra,
porque tu vida en estos instantes carece de razones de existencia,
porque hace años que perdiste aquella sonrisa optimista que te caracterizaba.

Y entonces, un día te cruzaste con él,
te sonrió,
le soreístes,
mientras que una nueva llama cálida empezó a brillar,
iluminando el océano oscuro en el que te encontrabas.

Ése día, volviste a recobrar la vida, a darte cuenta del regalo que es la existencia,
a sonreír cada mañana cuando te despiertas a su lado,
a no temer lo que te deparará el amanecer siguiente,
a estar viva.

Porque gracias a ese hombre de ojos oscuros,
descubriste que todo lo que baja, a de subir,
y que las buenas personas, SIEMPRE tienen un final feliz, tarde o temprano.
.
.
No hace falta que me digáis que es la misma entrada que la de notas de una demente, sorry, pero no tengo internet, y ando sin tiempo, así que he decidido subirla a éste blog porque sé que hay gente que no lee el otro.

.

Palabras.

Susurros.

Murmullos.

Gritos.

Aullidos.

Bramidos.

Resulta absurdo, pensar que con todos aquellos sonidos podemos comunicarnos.


Que somos capaces de intentar expresar algo tan abstracto como lo son los sentimientos; como justo yo ahora mismo hago en mi blog.


¿Acaso pensamos que por producir un sonido en el viento somos capaces de exteriorizar como nos sentimos?

Absurdo.

No obstante, aunque sea así, no vamos a dejar de intentarlo, porque de algún modo con la unión de los vocablos apropiados, y con la ayuda de los gestos y acciones humanas somos capaces de ayudar a las personas, consolarlas, o incluso hacerles daño.



Ya que, como bien los dijo un sabio: no hay peores cárceles que las palabras.

.
.

.

Sé que no tengo disculpa, pero no hay Internet y sigo actualizando en el loku, Lisa, haber si hay suerte y cuando tenga Internet en casa puedo escribir algún texto largo =D

Cárcel

Impotencia.
Me encuentro encerrada en una jaula, tan pequeña que soy incapaz de moverme en busca de comodidad.
El espacio en el que me encuentro, se hace cada vez más diminuto, mientras que los barrotes que me encierran se clavan en mi piel.
La presión que ejercen es demasiado intensa, perforando mi epidermis, consiguiendo que suelte un alarido de dolor.

¿Por qué?

Esa pregunta es ahogada en el viento.

¿Por qué me está ocurriendo esto?

En ocasiones, somos nosotros los que fabricamos nuestra propia jaula, e incluso, hacemos de nuestro espacio más estrecho...

...las personas creamos nuestra propia prisión, del metal más gélido y asfixiante, encadenándonos con los grilletes de la incultura, falsedad, o falta de empatia hacia nuestros queridos semejantes.

Los barrotes más gruesos, son aquellos aleados con la intolerancia, y falta de solidaridad.

¿Acaso tú, ya has forjado tu prodia prisión?
.
.
.
Estoy en el locutrio escribiendo, así que sorry, porque sé que lo que he escrito está fatal.
Mi PC Victor anda muerto, y por lo tanto no sé cuando podré actualizar.

Que cierren todas las tiendas.
Que el mundo se consuma en un implacable silencio.
Que cada persona lleve un vestido negro como bandera.
Que cada suspiro que nos llevemos a nuestros labios se nos quede atorado en nuestra garganta.
Shhh...
Porque nos encontramos de luto en un llanto silencioso en el viento.
Porque nadie osa a irrumpir la imponente ausencia de sonido.
Porque somos tan idiotas como para pensar que la muerte de alguien, por muy importante que sea cambiará el universo.
¡Menuda incoherencia!
Todo lo que se nos viene en mente en ese instante fue provocado por nuestro dolor.
.













La muerte de una persona, no tiene el poder de variar el universo, pero sí, a los seres que habitan en el, y eso, es capaz de provocar los cambios de el mundo que nos rodea. O... ¿Acaso me equivoco?  


Permíteme soñar en poder tenerte a mi lado;
darme las fuerzas para entrelazar tus labios con los míos;
Sumergirme en cada suspiro que es exhalado de tu boca.
Pero ahora es demasiado tarde.
El tiempo carcomió tus sentimientos, ayudado por la espera.
Dijjiste que estarías, fue mentira.
Que tendrías paciencia... sandeces.
Y yo ahora, con la cabeza aclarada, maldigo al viento el haber sido tan estúpida como para haberte rechazado cuando me confesaste tu efímero amor eterno.
.
.
.
Bien... la falta de mi inspiración solo me lleva a... bueno, escribir este tipo de cosas.
Horrendo, lo sé, por favor no seáis demasiado duros.

Suave...
Permíteme escuchar el dulce vibrar de tus palabras.
Lento...
Quiero dejarme llevar por el apacible brillo de tus ojos.
Gracias por ser mi media naranja, y amarme cada día más en lo rutinario de nuestros días.
.
.
.
Os recuerdo que mi musa, se fue vuelo sin escalas a Marte, así que no me pidáis más ¿Ok?
Además, tengo toda las semana repleta de exámenes :S

El viento consume el rastro de tu recuerdo; rememorando días pasados.
La noche me arrebata el cálido sentimiento de tu cuerpo junto al mío.
El día ciega mis ojos, hipnotizándome de tal manera, que olvido mi realidad junto a ti.
Todo nuestro universo se ha unido con la finalidad de separarnos, pues, aunque nos amemos, lo nuestro es imposible.
Ambos sabíamos que no podíamos estar juntos, que... aunque lucháramos contra viento y marea, eramos sabedores de que estábamos combatiendo en una batalla perdida.
Ya qué, como un lobo a un cabritillo tendríamos que ser enemigos, aunque en el fondo de nuestras almas, sepamos que es imposible.
.
.
.
No puedo vivir sin escribir, por eso hice el esfuerzo y subí este recorte, sé que es horrendo, pero algo es algo.

.
Divago observando mi folio vacío.
Nada.
Ninguna frase que hilar con un mínimo de sentido.
Frustrada, mis ojos se posan en las demás hojas llenas de palabras tachadas, llenas de rayajos.
Nada.
.
.
.
Ya sé que es un asco; no me ahorqueis ¿Vale?
Por lo menos actualicé.
Mis amigas me dicen que... bueno, que simplemente estoy pasando por una mala recha, y que si sigo obsesionándome de esa manera acabaré mal.
Sé que en muchas ocasiones me fuerzo, y que soy demasiado dura conmigo misma, pero... Si no hago eso ¿Cómo narices llegaré lejos?
Creo que estoy pagando por como me machaco.

En fin, lo mejor será dejar de obsesionanme, y descansar mentalmente (algo imposible)

¡¡Deseadme suerte!! Porque me hará bastante falta.

Falta de inspiración

Mi musa se fue.
Y mi inspiración huyó con ella; dejándome sola y desamparada en este inmenso universo escrito.
Observo como cada hoja de mi relato se vuelve más banal, y predecible; el apreciar como cada palabra que esbozo perezosamente se torna aburrida.
Me siento... impotente.
No sé que hacer, veo como se degera cada uno de mis escritos más, y más, mientras que lentamente me transformo en una escritora frustrada, incapaz de garabatear una única frase, sintiéndome satisfecha de mi trabajo.
La tinta de la pluma expiró, y con ella mis ganas de escribir.
.
.
.
Sinceramente, así es como últimamente me siento... No tengo ganas de escribir; no me gusta nada de lo que narro, pienso que he perdido la poca inspiración que tengo, y.... bueno, eso es lo peor que le pueda ocurrir a una futura escritora como yo.
Tal vez eso sea algo pasajero, y se arregle (o almenos eso espero).
Por eso os quiero pedir perdón, porque seguramente pensáis que mis escritos son peores de lo normal; de verdad, lo siento.


Vida

Cierra tus ojos; observa el universo desde esa ceguera; aprecia la vida y la esencia de este mundo, desde ese nuevo punto de vista.
Abre tu alma; dejarte sumergir por la profundidad de ese océano efímero llamado existencia.
Sueña; crea ventanas hacia una nueva visión fantástica, repleta de realidades alternativas que a mucha gente le gustaría vivir.
Respira; llena tus pulmones de ese aire dotado de vida, por el que van dedicado cada uno de nuestros latidos.
Vive; porque nuestra existencia es el regalo más importante, que nadie, jamás nos vaya a otorgar.
.
.
.
Sorry, sé que me quedó horrible, y hace bastante que no actualizo, pero últimamente ando sin tiempo, perdón :S

Primavera

La tierra se funde en el horizonte; creando la imaginaria línea entre el inicio y el fin de nuestro infinito.
El verde de las hojas, parece más intenso, con cada rayo de sol que acaricia su débil estructura.
Siento como el firme aleteo de una mariposa, acaricia mis oídos, semejante a una suave brisa.
El perfumado aire de las flores que se encuentran en el parque de al lado, regalan un fragante aroma, que canta, al introducirse en mis conductos nasales.
La eternidad se funde en ese bello instante, plasmando lo más hermoso de nuestra existencia.
Cada mañana escucho los cantos de los pajarillos trinar, colándose con la intensa iluminación del tan preciado amanecer.
Por fin, es primavera, y yo, me alegro de este gran regalo, que es la naturaleza.
.
.
.
.
.
¿Se nota que amo a esta época del año verdad? Me encanta, es... como el regreso a la vida, no sé, siento como que la naturaleza, vive más en consonancia con nosotros.
Espero que os haya gustado xD.

Ahogate en tus mentiras

Dime que me amas.
Grítalo a los cuatro vientos... ¡Vamos! ¿A qué esperas?
Miénteme.
Confiésame que soy en la primera persona en la que piensas por la mañana, y la última al caer la noche.
Que mis caricias, se sienten, como una mano divina, perfilando tu esculpido pecho.
Quiéreme.
Ahógate en la agonía de tus palabras; atragántate, y perece, por el veneno de la mentira de estas.
Basura.
Por fortuna, decubrí que tus susurros, y gemidos, no eran ciertos.
Te odio.
Pero tranquilo, que esta frágil muñeca de porcelana, ya encontró a alguien con el poder de repararla; un persona, capaz de morir por ella, dejándose llevar por la fuerza de la química entre dos cuerpos.
No estoy sola, pero ahora tu si.


Lluvia

El fino gorgoteo de la lluvia me relaja.
Suave...
Me encuentro tumbada en la cama, ojeando el techo de mi habitación.
No tengo nada que hacer.
Me incorporo, mirando mi reflejo en el húmedo cristal de la ventana, repleto de gotas escurridizas.
Sonrio sin ánimos, a mi imagen pálida y cansada.
No sé que hacer...
Observo el paso de tiempo de manera indiferente; sintiendo como mis segundo se consumen poco a poco; con pasividad y burla hacia el mundo.
No haré nada de provecho en mi futuro o vida.
Suspiro.
Sonriendo hacia lo efímero de las gotas de lluvia; su vida se reduce a la caída de la nube, hacia el asfalto.
Miro a mi pijama, aún puesto; a pesar de que sean las cinco de la tarde.
Sin vida.
Hoy no he quedado con nadie, hace días que no salgo de mi habitación; generando la preocupación de mis padres.
Abro mi ventana, y me asomo por ella; sintiendo el húmedo viento, acariciar mi cabello.
No existe ninguna razón por la que yo deba de habitar en este mundo.
Y en cambio sigo aquí; planteándome el tema, de saltar; como lo hacen las gotas de lluvia.
Me detengo.
Mamá me pidió que le preparara la cena; tengo que trabajar.
.
.
.
.
.
No sé si habréis entendido este microrelato; es un poco complejo, la verdad; tarta de una chica, que se plantea su razón de existencia; comparándola con las gotas de lluvia.
Le da rabia vivir, porque piensa que su existencia no es importante en este mundo; parte de ella se plantea el tema del suicidio, para equilibrar la balanza; pero claro, se acuerda de que ha de preparar la cena a su madre; y su indiferencia hacia el mundo, evita que salte por la ventana.


Nostalgia


Antes que nada, avisar de que estoy un pelín depre, y como seguramente os habréis dado cuenta, resulta inevitable, que no lo plagie en mis relatos.
.
.
.
.
Miras a tu taza de café vacía.
Nada.
Observas su lugar favorito en la mesa.
Nada.
Lloras pensando en el espacio que ocupaba en tu cama.
Nada.
La incertidumbre te consume, no sabes a dónde esta; pero hay algo en tu interior, que te dice que no volverá.
Lleva días sin aparecer, desde la discusión que tuvisteis, y tú, no te podrías sentir más culpable.
No fuiste capaz de agradecerle con palabras, que cada mañana te trajera el desayuno a la cama; gritarle a los cuatro vientos cuanto le querías, una vez, acabaras de hacer el amor con él.
Y, como consecuencia, ahora te encuentras sola.
Observando el hueco vacío que ocupaban sus ropas en el armario.
.
.
.
.
Muy melancólico ¿Verdad?


Mentiras

Shhhh...
¿Qué escuchas?
Es la sinceridad de tus palabras, sumida en el eco del olvido.
Shhhh...
¿De qué hablas?
De tu mundo ahogado en un vaso de agua.
Cariño, me mentiste; y ahora tus ruegos se perdieron en el viento; estrangulados, por mi ahogado llanto.
Shhh...
No digas nada.
De tu boca, solo emanan mentiras.
Porque tú, tergiversas la verdad, como si fuera plastilina; deformándola de tal forma, que eres capaz de transformar; lo lejano, en cercano, lo imposible, en posible...
Shhh...
Dijiste que me amabas, pero seguro que es una falsedad.
Que se caiga el cielo a pedazos, que las llamas del infierno, se consuman, tornándose ceniza.
Shhhh...
Y entonces, como una idota, creo nuevamente en tu quimera; encadenándome dulcemente a la música de tus palabras.
Tú, eres él único capaz de conseguir; que todo mi mundo, y mi vida; se arrodille ante tus ficciones.
Pero tranquilo, todo lo perdí por ti.
Y no dudes, mas, que como una idiota, jamás me arrepentí.











Te amo tanto, que prefiero tu engaño, antes que mi realidad (L)
.
.
.
.
.
.
Ya avisé de que tardaría en actualizar, pero aún así... ¿Qué os pareció?
Para dudas, o sugerencias, tiene el botoncito de comentarios, al final de la entrada, o sino, el chat.
Hacedme el favor, y pasaros por mi foro: http://opinaconosotros.foroactivo.net/forum.htm

¡Nos leemos!








Ocaso

Aquí os traigo una historia corta, sinceramente, espero que os guste.
.
.
.
.
Siempre estuve triste, y nunca supe porque.
Mamá me solía decir que, las personas estan tristes, cuando no encuentran ninguna razón para sonreír, precisamente, lo que le ocurría a ella.
Emilio, mi padre, abandonó a mi madre antes de que yo naciera, justamente en el séptimo més de embarazo.
Antes, la gente no era como ahora, y se dedicaron a mal hablar de mi familia, ajenos al dolor que sentía mamá.
Ella estaba locamente enamorada de Emilio, persona a la que nunca llegué a conocer.
Intentaba parecer contenta, siempre, tomando como propósito, demostrarme que la vida es bella.
Yo jamás creí en eso, ni siquiera de pequeña; no pensaba como las demás personas, sentía que iba en un dial diferente, como los de la radio; AM o FM.
¿Alguna vez alguien ha visto la película de “la vida es bella”?
Estoy segura de que la respuesta a esta pregunta será mayoritariamente positiva.
Pues lamento defraudarles, esta película, para mí, es una hipocresía.
Un padre que miente a un niño pequeño sobre su estado… ¿Y luego le tratan de buena persona y luchador?
Bien… admito que luchó por su hijo y toda la pesca, pero… ¿Realmente pensáis que tiene que ser bonito vivir una infancia encerrado, ahogado en una mentira?
Sin ser consciente de las consecuencias que conlleva estar cautivo, viviendo siempre en una burbuja empañada de imaginación y falsos deseos de… ¿Libertad?
Ja, yo me río de la película y de todo lo que conlleva al argumento.
Puede que la realidad sea dura, pero ante todo, es la verdad.
¿Acaso no se odia a todas las personas que mienten?
Desde luego que todos asentiríais con la cabeza.
Mi manera de pensar es simple y concisa; la verdad es la verdad, y la mentira la mentira; no existe ninguna justificación hacia ninguna de ellas, independientemente de las circunstancias o del momento en que transcurren las mismas.
Mamá y yo estábamos solas, bueno, no completamente solas, existía una única excepción.
La familia De Una Noche, el apellido más raro que seguramente alguien jamás haya escuchado.
Mi madre era amiga de Sylvia, y su hijo, Diego. Poco recuerdo de ellos, algunos rostros difusos, algunos momentos incompletos… Lo que si rememoro más claramente, era la alegría que sentía en la compañía de su hijo.
Diego era un chico alto y bien plantado, de cabello castaño claro y ojos verde esmeralda, enigmáticamente arrebatador. Era deportista y popular, aunque nunca mostró ningún interés hacia ninguna mujer que no fuera yo… la niña de sus ojos, para entonces yo tenía 5 años, y el 15.
Mi madre que normalmente solía mostrarse de un humor siniestro, siempre variaba favorablemente cuando se encontraba con esa familia.
Aquel año fue cuando todo decayó, mi optimismo, mis esperanzas, y mis inmaduros comentarios de príncipes y dibujos animados.
Según mi madre me solía contar, yo siempre hablaba de Diego como mi príncipe azul. Decía que algún día nos casaríamos y viviríamos en un adosado a primera línea de costa.
Mamá siempre se reía cuando comentaba aquella anécdota, esa era una de las pocas veces que sonreía.
Era el día de mi aniversario 16 de septiembre, y yo, como no era de extrañarse, estaba aterrada, por ser el centro de atención.
-Mamá, no puedo ir a la fiesta, porque estoy enferma- musité enfurruñada.
-Pero vamos… Cristal, ¿Acaso no quieres recibir los regalos?
Le saqué la lengua de manera infantil e inmadura, algo muy impropio de mi.
Me encantaba mi nombre “Cristal”, se definía claramente a como es mi persona; era alta, más bien desgarbada, y mi piel era asombrosamente pálida, lo que fastidiosamente hacía, que cada diminuta herida que tuviera, se notara, demasiado para mi gusto.
Nunca me estaba quieta, era muy nerviosa, siempre estaba bambando de un lado para otro, y debido a lo desgarbada que era, siempre me pegaba golpes, o me hacía cortes y moratones.
No comía demasiado, y era insoportablemente frágil, siempre estaba enferma, con fiebre, o ingresada.
“Cristal” me mofé internamente, la transparencia de mi piel, semejaba a la del vidrio, y mi debilidad física, se burlaba de lo efímero de la anatomía humana.
Mi madre envió 45 invitaciones a todos los niños del pueblo, y… no vino nadie.
Sorprendentemente me sentí aliviada ante aquel dato, no me llevaba bien con mis compañeros, siempre me pegaban o me tiraban del pelo.
Mamá estaba triste, eso era lo único que podía apreciar a mi corta edad, razón por la que no le contaba nada de lo que me hacían en la escuela, o de cómo me trataban los profesores.
Alguien llamó a la puerta, me alegré levemente, pensando que así mejoraría el pesimista estado anímico de mi madre.
Abrí la puerta de forma atolondrada; allí, en la calle, se hallaba una niña de mi edad; era alta, morena de piel y cabello, pero inexplicablemente tenía unos ojos de un azul cielo increíblemente profundos.
Su dorado cutis mostraba señales de maltrato, confusa alcé la vista para encontrarme con la respuesta a mi pregunta; unos chiquillos mayores, estaban tirando pedradas a mi compañera.
-Entra-grité.
La chiquilla me obedeció sin vacilar, introduciéndose en mi casa mientras yo pegaba un sonoro portazo.
-¿Qué ha pasado?- inquirió mi madre alarmada.
-No querían que fuera a tu cumple- afirmó la chiquilla señalándome.
Una ola de culpabilidad me recorrió desde lo más hondo de mis entrañas.
-Pero me da igual- concluyó- quiero ser tu amiga.
Estupefacta, le miré. ¿Acaso aquella niña era masoquista?
-Me llamo Paula- se presentó.
-Yo Cristal- acepté aún incapaz de salirme de mi asombro.
Mamá y yo la llevamos al lavabo y la curamos.
Raramente me lo solía pasar bien, pero ahora estaba que no me salía de optimista.
Ella era mi amiga, ¡Mi primera amiga!
Poco después llegaron Sylvia y mi príncipe.
Confeti, regalos, tarta…
No quería que aquel momento terminara nunca.
-Te prometo Cristal, que mañana te llevaré a la escuela, SIEMPRE estaré contigo, soy tu príncipe ¿Recuerdas?- se despidió Diego con aquella voz tan cariñosa, mas propia de un ángel que de un humano.
Yo acepté, ilusa de lo que me depararía el día siguiente.
Me estremecí, aquel recuerdo resultaba demasiado doloroso inclusive habiendo pasado 10 años.
La misma noche de mi aniversario, Diego murió en un accidente de tráfico con su moto.
Desde ese día un nudo de mi garganta me corta la respiración, impidiéndome pensar con la mínima resolución posible, alejándome de la realidad, y ahogándome en la agonía.
Después de 10 años, el dolor no disminuyó, había sido yo, que ahora era lo bastante fuerte como para convivir con él.
-¿Qué piensas Cristal?- inquirió mi madre haciéndome salir de mi trance.
Me encogí de hombros, desde la muerte de Diego la relación de mi madre empeoró, pasamos de ser uña y carne a comportarnos como unas autenticas desconocidas.
El dolor fue tan fuerte tanto para mí, como para ella.
Sylvia se mudó del pueblo junto con su marido al fin de asi lograr olvidar, dejándonos solas, cada semana recibimos una carta de ella, con mal fingida alegría. Según los rumores, su marido la abandonó en Madrid, dejándola peor de lo que estaba.
A mi, solo me quedaba Paula, nuestra amistad es meramente superficial, pero… increíblemente ella sigue luchando intentando hacerse un huequecito en mi alma.
Suspiré desde la desaparición de los De Una Noche, siento como si el tiempo se hubiera parado, como si estuviera estancado en la fiesta de mi quinto cumpleaños; con los confetis, matasuegras y la tarta de frambuesas.
-Me voy a clase- murmuré en mi habitual tono monótono e inexpresivo.
Una sonrisa amarga se formó en su rostro.
-¿Volverás?- inquirió.
Asentí.
Egoístamente me escapé de casa cinco veces, en un burdo intento de evadir la realidad. Ahora, en vez de eso, huyó a la casa de los De Una Noche y me quedo allí hasta altas horas de la madrugada, simplemente pensando, estancada en el pasado.
El instituto empezaba una hora más tarde, de lo que se creía mi madre; le mentí, y ella jamás lo iba a descubrir, porque raramente sale de casa, a no ser que sea para hacer la compra o algún hecho semejante. Nunca habla con nadie, así que tenía escasas probabilidades de que me descubriera.
Melancólicamente, me dirigí al antiguo caserón abandonado de los De Una Noche. La polvorienta habitación de Diego, era con diferencia mi lugar favorito de, la ahora siniestra casa.
Me senté en su cama, aferrándome a las sábanas raídas, que, a pesar de todos los años, aún guardaban su aroma.
Me abracé a ellas, imaginándome su cálido cuerpo junto el mío.
Otro de mis lugares favoritos, era el comedor, a donde antes, había un piano de cola, en el que Diego, tocaba, y componía, sus canciones.
En alguna parte del intenso silencio, pude apreciar los difusos retazos de mis recuerdos; a donde se hallaba, una intensa melodía, que engrandeció el universo. Aún ahora, si cierro los ojos, tengo la sensación de que escucho su música, acariciando mis tímpanos.
La gastada madera crujió, anunciando la llegada de una persona, que ni mucho menos tenía que ver, con las ratas, cucarachas o arañas; que desde hace diez años residen en este domicilio, aparentemente maldito.
-Cristal ¿estás ahí?
No contesté.
-¿Cristal?
Las bisagras chirriaron, y la puerta se abrió.
Bajé la mirada cambiando de dirección.
-No deberías de estar aquí.
-Ni tú tampoco- mi voz sonó, más gélida de lo habitual.
Paula sonrió, tendiéndose a mi lado sobre la cama.
-¿Te encuentras bien?- menuda pregunta más absurda, ¿Cómo iba a estas bien? En mi vida, nunca nada había estado en condiciones.
Una parte de mi, se ablandó ante su comportamiento; era una buena amiga, y yo no me merecía ni la mitad de la atención de la que me dotaba.
Un silencio se instauró entre nosotras.
-Han pasado diez años- concluyó Paula –y aún sigues igual.
Me dolía admitirlo, pero era cierto.
-¿Qué quieres que haga? – mi voz sonó cansada, débil, sin ánimos.
-Superarlo.
-Resulta más fácil decirlo que hacerlo.
-Pues al menos, deja de vivir en el pasado; el tiempo transcurre, la vida sigue, y por mucho que nos duela hace que las cosas cambien, tanto para bien como para mal.
Tenía razón, pero eso no quitaba el hecho de que yo siguiera sintiendo dolor.
Justo en este instante, la paciencia de mi única amiga explotó:
-Eres una cobarde; te encierras en tu universo centrándolo todo en tu dolor, sin tan siquiera pensar en el que generas a las demás personas; a tu madre y a mí… ¿sabes la cantidad de noches que me pasado en vela pensando en tu agonía? ¿La cantidad de veces que me rompí la cabeza por intentar sacarte las más mínima sonrisa de cortesía? No, tú no sabes nada.
-¿Y que quieres que haga? ¿Olvidar el pasado? Sabes perfectamente lo que ocurriría si lo hiciera.
-“Si olvidas lo tu pasado estarás siempre predestinado a revivir tus mismos errores”-citó Paula en tono burlón.
-Exactamente- afirmé ignorando su entonación.
-¡¡Esto es absurdo!! Es cierto que si olvidamos nuestro pasado no existimos, pero también es verdad que no podemos vivir en el.
-¡¡Cállate Paula!!- Le atajé tapándome los oídos.
-No, esta vez me vas a escuchar; llevo demasiado tiempo, callándome todo lo que pienso.
-Pues bien, habla.
-Eres mi amiga, te quiero, me preocupo por ti; por eso recibí todas aquellas pedradas el día de tu aniversario, poco me importaba lo que pensaban; desde el día en que te vi, algo me dijo que siempre estaríamos unidas, pero supongo que ese algo no pudo predecir lo que ocurrió la misma noche de tu aniversario.
«Desde que murió Diego todo cambió, tú cambiaste; haciéndome daño.
«Yo siempre he sido una niña solitaria, pero hubo algo que vi en tu ojos que me dijo “esta chica és como yo; fuerte, valiente, que no se deja achantar por nadie” por eso me acerqué a ti, eludiendo las burlas y acusaciones; porque antes de conocerte me importabas.
«No sabía lo equivocada que estaba; lo que ahora veo en ti és a una chica cobarde, incapaz de afrontar el peligro, o… el dolor.
«Sé que en alguna parte de ti se haya a la persona que conocí el día de tu aniversario y te puedo jurar que todas las noches cruzo los dedos para ver si consigo esa persona vuelva a salir a flote.
Nuevamente, un silencio se instaló entre nosotras.
Cerré los ojos, sopesando amargamente, sus sinceras palabras, como si de esa manera, resultara más sencillo, observar mi realidad desde sus ojos.
Sabía que en todo este tiempo había sido una persona egoísta, e imbecil, pero sinceramente, jamás fui consciente de haberle creado tal angustia. Ante tal dato, no pude evitar pronunciar:
-Te prometo que todo cambiara, que voy a cambiar- solamente fue un susurro pero sonó lo suficientemente fuerte como para que mi compañera fuera capaz de escucharlo.
Nuevamente… silencio; sonreí, angustiada, esperando escucharla hablar:
-Deberíamos ir al instituto- dijo simplemente.
Tomé mi mochila, y la seguí.
Las clases transcurrieron borrosas, y aburridas, tomé apuntes, cualquier cosa con tal de no tener la mente libre.
Las palabras de Diego seguían resonando en mis adentros, como un vago eco partícipe en alguna parte de mi inconsciencia “SIEMPRE estaré contigo”.
Una cansada sonrisa se formó en mi rostro.
No había cumplido su promesa, no le volvería a ver, nunca.
Me sentía enfada conmigo misma, ¿Cómo iba a estar conmigo, si ni siquiera formaba parte del mundo de los vivos? Resultaba imposible de creer, al menos, hasta ahora.
Pero en ese momento, algo se iluminó, llenándome de luz y grandeza.
-Hola, mi nombre es Diego De Una Noche- se presentó la más bella de las visiones.
Estupefacta alcé la vista, para corroborar con mis ojos lo que me decían mis oídos.
Dos orbes esmeraldas, me miraban de manera cariñosa y complaciente.
El nuevo alumno se sentó, ajeno a las miradas atónitas de mis compañeros.
Con la respiración contenida y los ojos abiertos como platos, solo fui capaz de formar una única pregunta:
-Diego ¿Eres tu?
El aludido sonrió de una manera, hechizante, y soñadora.
-SIEMPRE estaré contigo.
Mi vida entera siempre se definió como un ocaso, el atardecer, la oscuridad, la noche, seguramente el momento menos agradable del día, el final de la vida… el adiós a la luz y el calor.Siempre tuve muy claro eso, pero de lo no fui capaz de ver, eran las dos caras de la moneda; el ocaso se define como el anochecer, pero… ¿Y la otra parte de la definición? Si buscas el significado de esta palabra en el diccionario también hallarás en ella, el generó del amanecer, de la luz, de la vida, de inicio de todo lo nuevo
.
.
.
.
Personalmente, pienso que una historia de amor, no necesita tener tanto pasteleo, para que sea bonita; ya que mucha gente, tiene la idea erronea de que tiene que ser así.
Sinceramente, espero que os haya gustado


Agujas

Ya avisé, de que no podría actualizar, tan a menudo; pero nuevamente, aquí me tenéis.
Este escrito, es bastante filosófico; lo escribí en clase de sociales... es que el profesor es de aburrido :X!!
.
.
.
.
Tic, tac, tic, tac...
Miro absorta el movimiento de las agujas.
Tic, tac, tic, tac...
Traquetean sin cesar.
En ocasiones, tengo la sensación de que mi universo se detiene en un único suspiro. Luego miro, al péndulo deslizarse de un lado para otro, y me doy cuenta de mi error.
Tic, tac, tic, tac...
-¡Parad!- ordené frenética al imponente minutero.
Tic, tac, tic, tac...
¿Por qué no se detienen?
¿Acaso nunca nadie, ha tenido ganas de apretar el botón del "stop" y congelar el tiempo? Para así poder simplemente asimilar los hechos.
Tener la oportunidad de mirar atrás, sin pensar en el transcurso de los minutos, horas, y segundos.
Tic, tac, tic, tac...
-¡No!
Ojalá todos tuvieramos un comandamiento a distancia, para poder detener o revovinar algunos fragmentos de nuestra vida; aunque no pudiéramos cambiarlos, sino, asumirlos.
Tic, tac, tic, tac...
Pero claro, aunque cada vez me desquicie más con el paso de los segundos, sé que estos, jamás se detendrán.



































Carpe diem... El pasado, ya no existe, y el futuro, es incertidumbre, aún está por llegar. Lo único que tenemos es el presente, por lo tanto, es lo único que debemos disfrutar.
.
.
.
.
.
Bueno... espero sinceramente que os haya gustado, porque a mi, este recorte sinceramente, me ha encantado.
Así que bueno... hoy estoy de buen humor, porque estoy ayudando a una amiga escribiéndole las letras, para las canciones de su grupo de música (haber si tengo suerte, se hace famosa, y le reclamo los derechos de autor xD), enserio, amiga, te deseo, de verdad, que tengas muchísima suerte en todo.
Ya sabes que me tienes a mí, para lo que quieras.

¡Dew!


Olvído

Burlas.
No me querían, por el mero hecho de ser diferente.
Rechazo...
Sus insultos, y palabras soeces; se clavan en el interior de mi piel, como alfileres; creando pequeñas, y punzantes heridas.
Me siento vacía...
Porque no tengo a ningún amigo; aparte de los desdibujados personajes, y las gastadas letras de mis libros de texto.
Olvido...
La sensación, de que pasaré por este mundo sin dejar más huella, que la de las desgastadas, y mustias hojas de mis escritos.
Encerrada en mi biblioteca; sin conocer el verdadero mundo.
Traicionada...
Porque aquellos que me prometieron estar ahí, no lo hicieron.
Y, yo; seguiré morando indefinidamente sobre este mundo; desesperada porque mi vida acabe, y mis cenizas terminen ensortijadas en el viento.



























La cobardía, y el miedo a seguir adelante- luchando, por las condiciones de un mundo mejor- es peor castigo, que el mismísimo olvido.Porque, nosotros vivimos, completamente consientes de él, y luchamos, sin resignaros a lo inevitable.
.
.
.
.
.
.
.
Avisar, que como tengo un montón de exámenes, no podré actualizar tan a menudo.



Existencia

Sientes que no tienes a nadie, que te pueda blindar su apoyo.
Sientes que ninguna persona te escucha.
Te sientes... ignorada; inexistente.
¿Cómo sabemos que estamos ahí, cuando los demás no son conscientes de nuestra presencia?
A lo mejor; todo es una ilusión, y no formamos parte de este mundo.
Además... ¿Son necearías las pruebas y aceptaciones de una persona, para saber, que residimos en este mundo?
¿Tan frívolos somos, que ese hecho, nos resulta vital?
Si bien es cierto; somos seres sociales, supuestamente, tenemos que vivir de la acepción de los unos sobre los otros.


La cordura, va unida a el estatus social; la demencia se burla, de los quehaceres de los humanos.

















Poesía

Bueno... resulta que me aburro de lo lindo, así que voy a intentar, escribir una poesía a pelo ¿OK? Así, que no seáis demasiado duros conmigo. Ah, y no esperéis encontrar métrica o algo parecido
.
.
.
.
.
Vivo encerrada en mi habitación,
absorta en mi mundo; sin capacidad de evasión,
simplemente porque tengo miedo del universo de fuera,
ya que es capaz, de transformar mi vida traicionera.

Jamás he visto el brillo del sol, o las estrellas:
del universo que hoy en día, nos rodea,
mas aún así, no tengo curiosidad,
ya que de lo que no sabes, no te puede matar.

Un día me asomé audazmente por la ventana;
y vi a un chico con una mirada que me hechizaba,
el me sonrió tentándome al pecado,
y yo, aterrada me alejé, arrepentida de haberle mirado.

Desde entonces, el me prendó de su hechizo
mañanas y noches, sueño con lo visto;
su sonrisa, complaciente, su mirada expectante...
Señor, no dejo de pensar en él, en cada instante.

Poco a poco, salgo de mi habitación,
para encontrándomelo vigilante, bajo mi balcón
quiero bajar a verle sin demora,
mas aún así, mis miedos me impiden, verle ahora.

Una noche mientras dormía
escuché las cortinas, que gruñían;
la ventana se abrió,
y apareció el chico, sobre mi habitación.

"Te amo" susurró el joven, "llevo días morando en tu ventana".
Sonreí, apartándome de la cama,
mientras que por primera vez en mi vida me planteo salir de allí,
para así, volver a vivir.

El me observa, mostrándome el mundo desde sus ojos;
yo me veo reflejada en ellos,absorta en su enigmático brillo.
Me abrazo a él, y hago contacto con el mundo;
con la realidad, que yo por fin secundo.

La vida es bella, por fin descubrí;
el dolor forma parte de ella, ahora lo sé,
porque cada noche, vago con mi príncipe errante;
en busca de poder disfrutar, de nuestro nuevo, amor y paz.
.
.
.
.
.
.
¿Qué les pareció? Horrible, lo sé; la poesía no es uno de mis talentos. Pero igual, disfruté escribiéndola.


Sin palabras...

Quisiera describirte; expresar con bocablos lo hermoso que eres; pero no puedo.
No existen, actos, acciones o, palabras; capaces de narrate en tu desgarradora belleza.
No te merezco.
Yo, un ser simplemente mortal; no debería de tener el derecho de estar a tu lado.
No obstante, ahí estás tu cada día; cada mañana, cuando me despierto de mi cama; cada noche; regalándome besos y caricias.
Eres...
Dios santo; con tu mirada me dejas muda; absorta, adorando a un Dios, en quien no creo; por permitirme el derecho de estar a tu lado; de poder respirar el mismo aire que sale de tus labios.
Quisiera, poder narrar con hechos, como me siento; pero no existe nada, capaz de describir el mar de emociones que transcurren por mi cuerpo, cada vez que me tocas.
Entonces me sonríes; y ya nada me importa; todo me da igual; por fin no quiero conocer la razón del porque me amas, o... aprenderme todas las palabras del diccionario, con el firme hecho de poder describirte.
Con un único beso; consigues que te siga al fin del mundo.
Ya nada importa, mas ¿Qué son las palabras?

Susurros del viento que se pierden con el aire; lo que importan, son los hechos, las acciones que nosotros generamos; para mostrar a alguien que lo amamos.
.
.
.
.
.
Aquí una servidora actualizando; sinceramente, espero que os haya gustado.



Firma

TEXTAREA_ID

Mis dedos se deslizan, lentamente por el teclado...
Suave, de manera precisa, y exacta.
No tengo ningún hecho en la cabeza; ningún relato que narrar, no obstante, mis manos recorren veloces, las frías letras del teclado; mientras que yo, clavo simplemente mi cansada mirada, sobre el monitor.
Siento que poco a poco, se van construyendo palabras, frases, líneas, párrafos... aparentemente sin ningún sentido.
De manera lenta; la entretramada anteposición de palabras, adquiere un significado; exacto, firme, y simple.
De la nada, se crea un todo.
Soy escritora; una persona errante, que vaga, por un mundo al que no pertenece.
Creando un universo, en el que amaría formar parte, mas mi cabeza siempre se encuentra en él; buscando, atraer a mis lectores hacia mi infinita dimensión, atraparlos, como lo estoy yo; con mis historias y escritos.
Mis frases impregnadas de falsas ilusiones, de una vida, y de una persona, que jamás existió.
La pantalla tintinea, y yo me encadeno, por los brillos de esta.
Mi mundo, no me lleva a ninguna parte, pero el tuyo... me transporta a unas sensaciones, que jamás quise experimentar.
Miro mi relato, por fin finalizado sin ningún esfuerzo; y me maravillo de mi trabajo.
Mi mundo, atrapa el tuyo, y tú, no puedes hacer nada para evitarlo.














La realidad, en una hoja de papel; la mentira, grabada sobre el mundo en que vivimos...
¿A quién no le gustaría encontrarse en una situación imposible?
¿Vivir una feliz mentira?
És más bonito eso; actuar en lo imposible, aunque no sea real.
.
.
.
.
.
Personalmente, pienso que este escrito, define de manera exacta, a un escritor; o por lo menos, lo hace de mí. xD
Somos personas incomprendidas, que vivimos una vida que no deseamos; inadaptados, por nuestros ideales fantásticos, que se burlan de la realidad de este mundo.
Espero haberos transmitido un poco de empatía a vosotros; porque creo, que muchos, de algún modo, pensáis, como yo.

Fallas T__T

ODIO, las fallas; Valencia (mi ciudad) se inunda, de personas; y encima, yo, como buena amiga, he pasado uno de los peores días de mi vida.
No sé como hice para estar tann cansada, pero ando harta de las fallas, y... bueno, no sé que hice para que de pequeña pudiera ser capaz de ser fallera.
Tengo 2 p**** banbollas en los pies, y me he hecho sangre; una herida del roce de mis zapatos.
¡Luego dicen que me quejo por nada!
No puedo dormir por los p**** petardos, y da asco ir por valencia de la genta que hay.
Los trajes de fallera son incómodos y machistas (y lo digo yo que los he llevado puestos), aparte, llevas tantas cosas encima que pareces un puñetero árbol de navidad.
Los moños, parecen enseimadas pegadas; y eso sin contar de que te empringan el pelo de gomina, y pica bastante, por no decir lo que duele, ya que, te estiran el pelo de raíz para hacertelo.
habiéndome desahogado, aquí teneis el escrito de hoy:
.
.
.
.
.
Estás cansado; cada aliento te consume; como si de un cirio prendido te trataras.
Perdiste toda oportunidad de huida, de cambio; simplemente, por no creer.
Pero claro, ya es demasiado tarde.
Te ODIO.
Pero TE AMO.
Demasiado tarde...
Ahora tus cenizas, se fundieron con el viento; danzando con el aire; junto los espíritus y almas, fundidos por el paso de los años; ahogados en el olvido.
Me prometiste amor eterno; yo dude.
Me regalaste una sonrisa; pensé que todo era mentira.
Porque simplemente, tuve tan poca confianza en nosotros, que acabamos sin nada.
Esperanza.
Espero que leas este fragmento, publicado en mi periódico.
SI, soy yo, cariño, y por primera vez en mi vida, te pido perdón.

Premio



¡Glo te voy a MATAR! ¿Me concedes a 2 blogs míos el mismo premio que yo te concedí?

¡Vaga! Ya te vale... lo que te pasa, es que te da pereza avisar a los blogs; y como a mi, me tienes a mano...¬¬

xDD

Bueno; yo ya he concedido estos premios, una vez a los blogs que más me han gustado, así, que asi se queda.

PD: si alguien quiere que le dé el premio, que me deje un coment, o algo en el chat.

mar(II)etta*

Carta de amor

Antes que nada, añadir que este es un trabajo que me mandaron hacer en taller d lengua, para el día de San Valentín (si ya sé, hace bastante que paso xD), la verdad, que irió bastante a mi orgullo cuando de desterraron a esa clase (es para la gente que no sabe escribir) bueno... en fin, no todo sale como uno desea, además, admito que fue divertido ver, la cara de la profesora y los alumnos, cuando leí el relato (estoy hasta las narices de que me infravaloren ¬¬) sé que no escribo, genial, pero tampoco lo hago tan mal.

PD: lo clasifico en "historia" porque de algún modo, narra una.
***
Te escribo estas letras, con la esperanza de que seas tu quien las lea, pues, al igual que el odio es capaz de mover montañas y mares, la cobardía, tiene la capacidad de ocultar el universo en un vaso de agua.
Aún recuerdo tus ojos brillantes, con esa breve chispa de esperanza y melancolía; en tu mirada, capaz de robar el aliento, a la primera gota de rocío de la mañana.
¿Quieres saber cuales son mis días favoritos?
Si duda, los de tormenta; me gusta ver caer la lluvia bajo mi ventana, me apacigua; ya que, de algún modo, consigue hacerme rememorar, la primera tarde en la que nos conocimos, en el parque, de la vuelta de la esquina.
Desde el primer momento en que me sonreíste, tuve la sensación de que los rayos amainaban, a la vez, que el húmedo ambiente; se tornaba cálido, y perfumado.
Pero ahora, ya es, demasiado tarde.
Todas las mañanas acudo al andén, en busca de tu recuerdo; no lo encuentro.
Pero aún así, hay algo de lo que estoy, completamente segura; si el odio es capaz de mover montañas y mares...
El amor, tendrá la capacidad de transportar esta simple carta, a través del océano.
He sellado muy bien esta botella; esperando que algún día sea leída por , instante a instante estaré errante sobre el andén...
Velando en busca de tu respuesta.
Esperándote a ; por siempre jamás.
XXXX
Tu amiga
.
.
.
.
.
Bonito verdad?? Con eso les dejé a todos con la boca abierta en forma de "O" xD.
Espero que os haya gustado!
mar(II)etta*

Recuerdos

Imágenes inalcanzables, se deslizan por mi mente; breves retazos de alegría, lángidos instantes de felicidad.
El mundo rememora cada instante vivido, cada hecho acaecido; como si fuera el fin de los días.
Lo pasado, pasado esta, pero esa simple corroboracion no quita el hecho, de evitar, que el universo nos pase factura; con aromas, pensamientos, sentimientos... acotaciones, de algún hecho, que hace tiempo ocurrió.
Un error; una lágrima.
Un acierto; una sonrisa.
Una despedida; una súplica.

Si olvidas tu pasado, estarás predestinado a rememorar, tus mismos errores, tropezándote siempre con la misma piedra.

Pero claro... eso es tan solo una frase; el mundo, se describe con las mismas; fragmentos sonoros de la comunicación; ecos sangrientos del silencio... intentado vanamente describir lo indescriptible; descifrar, lo indescifrable; con vocablos, hechos sonoros, efímeros; que desaparecen, una vez deslizados fuera de nuestros labios...

No puedes vivir siempre en tus recuerdos pasados, porque si no, te olvidas de rememorar el presente de tu propia vida.

¿Qué frase debemos de creer? ¿Qué razón debemos acatar?
Sinceramente, eso yo... no lo sé, pero de algo, si puedo estar segura:













No hay peores cárceles que las palabras
.
.
.
.
.
¿Qué les pareció? ¿Dudas, opiniones? Para cualquier cosa... aquí me tenéis.

mar(II)etta*

Esperanza

Sientes que cada rincón de tu cuerpo, se desvanece; que cada aliento que te llevas a tu boca, se consume...
Suspiro.
Porque ya has perdido, cualquier pensamiento feliz; cualquier motivo que te impulse a seguir adelante.
La oscuridad se adueña de tu alma; como si un espeso manto oscuro la rodeara; impidiéndote ver, más allá de lo que se te aparece delante de tus ojos; eliminándote el derecho, de observar y apreciar la realidad, tal y como es.
Llanto.
La impotencia se apodera de tu cuerpo, y tu, triste pasajero del destino, ves como desaparece cualquier retazo de felicidad, sin tener la oportunidad, de hacer nada.
Rabia.
Estás cansad0, furioso, iracundo... por el hecho de no poder cambiar las cosas; pero el caso es, que estás, ya lo hicieron, y tu fuiste tan idiota, que tan siquiera te diste cuenta de aquello.

El tiempo transcurre, y las cosas cambian; para bien, o para mal. Nosotros, en ocasiones, no podemos hacer nada para evitarlo, o para que los progresos sean favorables; no tenemos la capacidad de evitar envejecer, o crecer.
La esperanza, es un bien escaso, que muy pocos poseemos, y a la vez el más apreciado en estos tiempos; es la que nos otorga, la motivación para luchar, y seguir adelante.



































A veces, un te quiero, no es suficiente, y un te amo, es demasiado.
.
.
.
.
.
Hoy, mi inspiración, me hizo una hermosa visita, por eso os quiero, pedir, si no es demasiado; que intentéis hacer una reflecxión, sobre lo que he escrito.

mar(II)etta*

Tiempo

Sientes que el mundo, se escurre de entre tus manos.
Sientes que el universo, se consume en un único suspiro.
Tiempo...
Tan etéreo, intangible, implacable; como relativo.
El universo se intenta medir, a través de relojes; incapaces de mesurar la complejidad de cada instante, segundo, o hora.
Eternidad...
Porque estamos tan ciegos, que no aprovechamos cada bocanada de aire que nos llevamos del viento.
Porque somos tan idiotas, que lo desperdiciamos, sin tan siquiera saborearlo.
Puede que sea cierto, y seamos la especie más poderosa; pero eso, no quita el hecho, de que no seamos... animales; incapaces de ver el mundo, si ser cuadriculado; incapaces de evitar ponernos nerviosos, cada vez, que algo sobrepasa los límites de nuestro saber.

"La debilidad, rige los quehaceres de la vida; el tiempo, rige, la duración de los mismos"
.
.
.
.
.
Bueno... nuevamente, escribo esto a pelo xD.
¡Un besazo!

mar(II)etta*

Poesía

Bueno... pues aquí, os dejo, una poesía que escribí cuando tenía 11 añitos xD. Se ve que estaba inspirada, puesto que ahora (que he mejorado bastante escribiendo, aún la encuentro increíble).
Ah, que se me olvidaba, no esperéis que tenga métrica, seguir las reglas no és lo mío^^.
.
.
.
.
DOLOR

No estoy enamorada, me han roto el corazón
Ya no está la estrella, que brilla en mi habitación.
Aún recuerdo los insultos, aún recuerdo el dolor
Como mil puñales en mi espalda, clavados hasta el corazón.

Mil y una lágrimas he derramado
mil y una más, me quedarán por derramar;
sus dulces caricias ya no siento,
y tampoco tengo el valor de rememorar.

Sus ojos verdes azulados...
Su brillante cabello angelical;
estoy completamente segura,
de que jamás, le podré olvidar.

Yo le decía "ámame"
él, me contestaba "jamás"
mientras que con un grito sellaba,
lo que nunca se puede olvidar.

Él me parecía un bueno hombre,
él me parecía un galán,
pero mil golpes me asestaba,
a mi frágil cuerpo, natal.

Yo le grité "basta, dejame en paz"
y el lleno de ira, me insultaba sin cesar.
No soportaba más sus golpes, no soportaba más su osar;
así, que con el alma partida, a la comisaría le fui a denunciar.

Yo, me quedé sola en casa,
y oí la cerradura repiquear
era él, con un cuchillo en la mano;
¡Me iba a asesinar!

Él se aproximó a mí,
con el cuchillo en posición horizontal,
pero la ventana estaba abierta;
y en el suelo, acababa de llegar.

Corrí atropelladamente,
y vi, su frágil cuerpo, moral,
su alma antes de llegar al cielo dijo:
"ojalá, me puedas perdonar".
.
.
.
.
.
Tomad en cuenta que esto lo escribí, cuando tenía 11 años oks?? No seáis muy duros conmigo.
Ufff... me costó, más cambiar la plantilla, me ponía error al hacerlo ¬¬' ya lo conseguí, mola verdad?

mar(II)etta*


Porque no hay nada que supere a la fantasía

Porque no hay nada que supere a la fantasía

Érase una vez...

Érase una vez...

Eres el visitante número...