.



Cuando caes víctima
de su enredo.
Y tienes la certeza
de que en tu contra
el monstruo apunta.

Te enfadas
y protestas.
Pero tu alrededor ve
que tus formas
no son correctas.
Así que pierdes
cada reyerta.

Mientras tanto
el monstruo
desde su pedestal
busca tomar tu lugar.

Qué el monstruo
está blindado
con sus quimeras
y por tu enfado.
Qué si estás enfadada
no llevas razón.



Las formas,
recuerda,
benefician
al mejor actor.





0 Response to "."

Porque no hay nada que supere a la fantasía

Porque no hay nada que supere a la fantasía

Érase una vez...

Érase una vez...

Eres el visitante número...