El viento consume el rastro de tu recuerdo; rememorando días pasados.
La noche me arrebata el cálido sentimiento de tu cuerpo junto al mío.
El día ciega mis ojos, hipnotizándome de tal manera, que olvido mi realidad junto a ti.
Todo nuestro universo se ha unido con la finalidad de separarnos, pues, aunque nos amemos, lo nuestro es imposible.
Ambos sabíamos que no podíamos estar juntos, que... aunque lucháramos contra viento y marea, eramos sabedores de que estábamos combatiendo en una batalla perdida.
Ya qué, como un lobo a un cabritillo tendríamos que ser enemigos, aunque en el fondo de nuestras almas, sepamos que es imposible.
.
.
.
No puedo vivir sin escribir, por eso hice el esfuerzo y subí este recorte, sé que es horrendo, pero algo es algo.

0 Response to " "

Porque no hay nada que supere a la fantasía

Porque no hay nada que supere a la fantasía

Érase una vez...

Érase una vez...

Eres el visitante número...