Permíteme soñar en poder tenerte a mi lado;
darme las fuerzas para entrelazar tus labios con los míos;
Sumergirme en cada suspiro que es exhalado de tu boca.
Pero ahora es demasiado tarde.
El tiempo carcomió tus sentimientos, ayudado por la espera.
Dijjiste que estarías, fue mentira.
Que tendrías paciencia... sandeces.
Y yo ahora, con la cabeza aclarada, maldigo al viento el haber sido tan estúpida como para haberte rechazado cuando me confesaste tu efímero amor eterno.
.
.
.
Bien... la falta de mi inspiración solo me lleva a... bueno, escribir este tipo de cosas.
Horrendo, lo sé, por favor no seáis demasiado duros.

3 Response to " "

Porque no hay nada que supere a la fantasía

Porque no hay nada que supere a la fantasía

Érase una vez...

Érase una vez...

Eres el visitante número...