Suave...
Permíteme escuchar el dulce vibrar de tus palabras.
Lento...
Quiero dejarme llevar por el apacible brillo de tus ojos.
Gracias por ser mi media naranja, y amarme cada día más en lo rutinario de nuestros días.
.
.
.
Os recuerdo que mi musa, se fue vuelo sin escalas a Marte, así que no me pidáis más ¿Ok?
Además, tengo toda las semana repleta de exámenes :S

0 Response to " "

Porque no hay nada que supere a la fantasía

Porque no hay nada que supere a la fantasía

Érase una vez...

Érase una vez...

Eres el visitante número...