Estás cansado, ausente, agotado de tropezar con la misma piedra,
porque tu vida en estos instantes carece de razones de existencia,
porque hace años que perdiste aquella sonrisa optimista que te caracterizaba.

Y entonces, un día te cruzaste con él,
te sonrió,
le soreístes,
mientras que una nueva llama cálida empezó a brillar,
iluminando el océano oscuro en el que te encontrabas.

Ése día, volviste a recobrar la vida, a darte cuenta del regalo que es la existencia,
a sonreír cada mañana cuando te despiertas a su lado,
a no temer lo que te deparará el amanecer siguiente,
a estar viva.

Porque gracias a ese hombre de ojos oscuros,
descubriste que todo lo que baja, a de subir,
y que las buenas personas, SIEMPRE tienen un final feliz, tarde o temprano.
.
.
No hace falta que me digáis que es la misma entrada que la de notas de una demente, sorry, pero no tengo internet, y ando sin tiempo, así que he decidido subirla a éste blog porque sé que hay gente que no lee el otro.

0 Response to " "

Porque no hay nada que supere a la fantasía

Porque no hay nada que supere a la fantasía

Érase una vez...

Érase una vez...

Eres el visitante número...