Ríos de sangre se deslizan por el pálido cadáver de la joven.

El alma de la mortal, se había elevado hacia los cielos; jugando con el brillo del filmamento y las estrellas, dejándose llevar por la brisa etérea del ambiente; pero claro, una parte de ella aún no podía abandonar del todo la tierra.

Su cuerpo aún se encontraba caliente; desangrado por una 99mm.

Ahora, lo que quedaba de ella sería eliminado por los gusanos y otros seres que pudrirían su cadáver.

Y ella, aún seguía preguntándose por qué.

Era joven, hubiera tenido toda su vida por delante, y ahora, no le quedaba nada.

Había sido la presa de una mafia; una inocente muerta en un ajuste de cuentas por error.

Y justo en éstos instantes, su desmadejado cuerpo yacía en un callejón oscuro, lleno de ratas y de humedad.

Su alma, se encontrará condenada a vagar por el universo errante, hasta finalizar el asunto pendiente que le quedaba, hasta conseguir descansar en paz.

Y aún así, la joven esencia de la chica, es capaz de ser feliz; reconfortada por el brillo de los rallos solares acariciando su incorpóreo cuerpo, extasiada por la sonrisa de un niño en el parque, absorta por la belleza de la naturaleza...

En ocasiones, los inocentes son los que pagan el precio de la corrupción y ansias de poder de los culpables.
.
.
.
No me acabó de convencer, pero ando sin tiempo aquí en el locu.
Espero que a vosotros sí que os haya gustado.

Besos.

1 Response to " "

Porque no hay nada que supere a la fantasía

Porque no hay nada que supere a la fantasía

Érase una vez...

Érase una vez...

Eres el visitante número...