.

Todo se siente muy duro, e increíblemente brillante; mis pupilas arden, cada vez que las fijo en aquel astro brillante en el cielo.

Pero... antes todo era tan suave.

Las voces que se clavan en mis oídos son agudas y estridentes, mientras que los sonidos ambientales son ensordecedores.
El aire se encuentra sucio, lleno de una nubosa neblina ahogada en contaminación.

Pero... antes todo estaba tan vivo.

Te equivocas; ésta es la realidad, en toda su autenticidad.

Yo... en el mundo en el que antes estaba... bueno, las cosas no eran así.

Eso era el cielo.

¿Y esto?

El infierno.

Pero... ¿no es éste el planeta tierra?

[...]

...¿y si la tierra fuera el infierno de otro planeta?

1 Response to "."

Porque no hay nada que supere a la fantasía

Porque no hay nada que supere a la fantasía

Érase una vez...

Érase una vez...

Eres el visitante número...