.

Estoy cansada, tan... cansada.

Me encuentro tumbada en el sofá, observando aborrecida las grietas del suelo;
todo lo que me rodea siempre es igual, y aún así, lo tiento tan ajeno.

Es... como si no perteneciera a éste mundo y me encontrara encarcelada a él durante siglos.

Estoy tan cansada...

Cierro los ojos, acompasando mi respiración con la palpitación de mis latidos.

Yo... me siento extraña.

Suspiro.

Lanzo una sonrisa amarga a la nada, ¿por qué simplemente no puedo ser una más?
Que alguien me diga por qué no logro encajar en ningún lugar.

Me levanto y mi mirada se fija en la ventana de mi habitación, clavándose en el horizonte:
allí veo... ¿un hada?
.
.
.
.
Está bien, no me matéis, ya sé que he tardado medio milenio en actualizar, pero es que sin Internet en casa la labor se me hace imposible u.u

Además, no sé si lo habréis notado, pero últimamente no ando muy inspirada.

Un beso.

0 Response to "."

Porque no hay nada que supere a la fantasía

Porque no hay nada que supere a la fantasía

Érase una vez...

Érase una vez...

Eres el visitante número...