El Hada y el Elfo

 

Cuenta la historia, que hace mucho tiempo, existió un hada de largas alas violetas, ojos color miel, y cabello brillante de hebras azuladas; semejantes al tono del mar de la costa brava. Dicha hada, vivía obsesionada con su belleza, y con que, con el paso de los años, ésta marchitaría. Por ello, todas las noches, trataba de capturar en un tarro de cristal el brillo de la luna. De este modo, cuando los años le empezaran a pasar factura, abriría los tarros para que su piel absorbiera el resplandor que contienen, consiguiendo que su tez memorizara la belleza de la blanca luna.

Una madrugada, mientras el hada almacenaba su destello diario de luna, apareció un elfo de piel verde, cual hierba fresca; y ojos amarillos y resplandecientes. Aquel elfo se acercó respetuosamente al hada y se puso de rodillas tomando su azulada mano derecha, besando, acto seguido, sus nudillos con adoración. El hada, sorprendida ante tal reacción, miró inquisitivamente a su compañero, el cual contempló la miel de los ojos almendrados de la dama, y le confesó que llevaba tiempo vigilándola oculto entre la estepa; planteándose cuál sería la mejor manera de confesarle su amor. La aludida se sonrojó vergonzosamente, y decidió aceptar a aquel extraño ser como amante.

Al llegar el alba del día siguiente, todos los tarros con destellos de luna habían desaparecido. Y es que el elfo fue muy astuto, y se aprovechó de la vanidad del hada declarándole su amor, para poco después tener acceso libre a los tarros que ella almacenaba con tanto cuidado. De este modo, el hada perdió todo lo conseguido con años de trabajo.

La podre hada estuvo llorando, apesadumbrada, durante siete días y diez noches, hasta que, finalmente, decidió volver a empezar a recolectar los rayos lunares. Aunque claro, tal vez no consiguiera suficientes destellos para que su piel pudiera memorizarlos antes de empezar con el inexorable proceso de envejecimiento.

El elfo, divertido, acudía muchas noches, oculto en la estepa, a vigilar al hada y reírse de su vano intento de alcanzar la belleza eterna.


Fragmento de una historia que ando escribiendo. Pronto (dentro de un mes) os avisaré dónde la pienso publicar. Hasta entonces toca esperar.

Ah, y deseadme suerte, personajillos, que mañana empiezan las clases y se me terminaron las vacaciones de pascua ;_____;
  

0 Response to "El Hada y el Elfo"

Porque no hay nada que supere a la fantasía

Porque no hay nada que supere a la fantasía

Érase una vez...

Érase una vez...

Eres el visitante número...