Elegí ser princesa



De entre todos los trabajos, de entre todas las posiciones; elegí ser princesa. Elegí ser hermosa y etérea; deslizarme por las nubes cual crisálida mariposa, y volar. Y volar. Y volar.

Y olvidarme de las penas del mundo; viendo, únicamente, lo hermoso que es el cielo. Confundirme, en él, con las nubes de olor a algodón de azúcar. Vivir en las estrellas. Ahogarme en los océanos de Marte.

De todos los trabajos, de entre todas las posiciones; elegí ser sacerdotisa. Elegí ser la emperatriz de un templo olvidado, de paredes de roca, decorado con madreselvas.

Y olvidarme del tedio de la existencia; sumergiéndome, ansiosa, en la plenitud de un campo de lirios. De rosas. De girasoles. ¡De flores!

Quisiera ser tan alta como la luna...




¿Y tú?, ¿qué elegiste ser?


0 Response to "Elegí ser princesa"

Porque no hay nada que supere a la fantasía

Porque no hay nada que supere a la fantasía

Érase una vez...

Érase una vez...

Eres el visitante número...