Reflejo en el lago



          Denisse, la androide, quería ser de color. Quería que su cabello negro se tiñera de rosa, que su vestido blanco se volviera añil y que su sonrisa falsa adquiriera el bermellón de las cerezas maduras. Sus ojos no podían percibir los colores. Solo atinaba a apreciar una amplia y monótona gama de grises que la consumía hasta el punto del dolor. Aquello era extraño, a ella la habían programado para percibir el arcoiris y, sin embargo, era incapaz de hacerlo.

          ¿Por qué? Se preguntaba todas las madrugadas, cuando tenía ganas de tirarse de los pelos por las ansias de averiguar si el halo de las farolas era más amarillo que naranja. Los datos de su sistema le dijeron que todo antaño fue distinto; que el cielo de los atardeceres tenía un arrebol hermoso que iba a juego con el olor a salitre del puerto.

Acuarela realizada por José Luis Hernández
          
          Fue entonces cuando lloró y se deleitó por aquellas mágicas lágrimas que tanto ahondaban en ella. Su iris se empañó, se humedeció hasta decir basta, y la imagen que percibieron sus pupilas se distorsionó como si fuera un reflejo en el lago. Conmocionada y con el sobresalto de que algo había cambiado en ella se inclinó a tomar aire a su ventana. A través de ella vio el regreso del cromatismo, de una montaña de colores sugerente y difusa. Eran acuarelas: su alrededor se había convertido en un  lienzo con distintos y prometedores matices. Denisse sonrió, feliz al conocer lo que se sentía al decir adiós al gris. Su mecánico corazón emitió un zumbido lento. En aquellos instantes era la androide más feliz del planeta tierra.




0 Response to "Reflejo en el lago"

Porque no hay nada que supere a la fantasía

Porque no hay nada que supere a la fantasía

Érase una vez...

Érase una vez...

Eres el visitante número...