Las caras del espejo

<span class=

Creo que estoy dando mucho la chapa con el temita de la tolerancia, pero aún así me veo obligada a subir este vídeo en el que colaboré con dos amigas mías estudiantes de psicología.

Dicho vídeo forma parte de un trabajo que presentaron. En él salimos yo y una de las estudiantes (Yolanda) preguntando a la gente cómo ir al aeropuerto desde el centro de Valencia. Como podréis comprobar —si veis el vídeo— las personas son reacias hacia nosotras a la hora de contestarnos cuando no vamos vestidas dentro de los cánones establecidos previamente por las modas.

Ésta es la prueba misma del poder de las apariencias.





Fue una experiencia divertida y estimulante.

También me veo obligada a añadir dos reacciones que no se plasmaron en el vídeo dado el hecho de que no pudieron ser grabadas: una de un grupo de hombres que cuando nos vieron vestidas de góticas nos despelotaron con la mirada con la errónea idea de que por vestir así éramos algo cercano a prostitutas, y otra de un grupo del partido UPyC que estaba de campaña justo en nuestra zona de rodaje; les pedí un globo ilusionada y me lo dieron junto con caramelos sin ningún tipo de mohín o reticencia hacia mi ropa (iba vestida de gótica), no obstante, cuando apreciaron mi cambio de look (me tocaba vestirme de pija) me aconsejaron vestir así ya que me veían más agraciada.

También resalto el hecho de que cuando iba de gótica todos apreciaron que llevaba un globo en la mano (el que me entregó el UPyD) ya que resaltaba con la ropa, y cuando fui de pija nadie se fijó en ese detalle, puesto que además de que no resaltaba tanto con la ropa, los individuos no entraban a buscarle lo erróneo en mi vestuario como lo harían con el look gótico.

Fue divertido llamar la atención; en los ascensores del Corte Inglés una mujer me contempló horrorizada por mi vestuario, y yo, para impresionarla aún más le dije a una de mis amigas que tenía ganas de llegar a casa para arrancarle la ropa. Me haría gustado tener una cámara en la mano para fotografiar la cara de horror de esa mujer.

Es divertido jugar con la parte superficial de la sociedad.


0 Response to "Las caras del espejo"

Porque no hay nada que supere a la fantasía

Porque no hay nada que supere a la fantasía

Érase una vez...

Érase una vez...

Eres el visitante número...