This is how a DISAPPEAR

 

En aquel momento, miro la profundidad de tus ojos verdes, y en ellos, olvido mi identidad. Aquel verde hierba hace que me plantee que no es tan descabellada la idea de que en mi mundo existas sólo tú; y de que tu simple y llana presencia es la única relevante en la basta extensión del universo.

Tal vez, ni siquiera yo formo parte de la realidad. Tal vez... Sí; posiblemente mi ente es una invención de la tuya. Formo parte de tu imaginación; formo parte de ti. Los dos somos un único ser. Soy una extensión de tu mente y tú eres mi creador.

Me gusta. Adoro pensar que sólo existes tú; éso le da sentido a mi vida. La idea de estar aquí por ti es tan romántica. Ojalá sea cierta, ¿no crees?

En aquel momento, miro la profundidad de tus ojos verdes, y en ellos, me veo reflejado como me podría haber ocurrido en un espejo. ¿Por qué tu iris es tan opaco? En ocasiones me pregunto si tienes alma. A veces pienso que te pareces demasiado a Christian, el personaje de una de las historias que escribo. Y éso me aterra.

Tú..., tienes alma, ¿verdad? Espero que sí; porque los protagonistas de los relatos no la tienen. Ay, conforme más te contemplo me encuentro con una mirada más vacía. Tengo miedo, ¿sabes? Mucho miedo.




 

0 Response to "This is how a DISAPPEAR"

Porque no hay nada que supere a la fantasía

Porque no hay nada que supere a la fantasía

Érase una vez...

Érase una vez...

Eres el visitante número...