El sonido del silencio

No dejo de pensar en lo ocurrido.

De… intentar explicar con vocablos el dolor de tu ausencia. Papá, lo siento pero ya sabes que el tema de escribir no es lo mío.

Yo… quisiera decirte

Creo que todo fue culpa de las palabras. Además; ¿de qué sirve tener un lenguaje si es incapaz de expresar cómo verdaderamente nos sentimos?

Por eso dejé de hablar; las palabras no sirven para nada.

Son efímeras; desaparecen con el viento.

Y ahora me dirás: ¿por qué escribes?

No lo sé. Como también desconozco por qué a veces canto.

Sangre…

En mi mente aún sigue grabada aquella noche; el disparo, aquel ladrón con el rostro cubierto con un pasamontañas y tu inerte cadáver en el suelo; gélido, si vida.

No debí de haberme despertado por el sonido que produjo aquel hombre al irrumpir en nuestra casa, ni tampoco hice bien al correr a despertarte. Suerte que mamá se quedó durmiendo en la cama; fue afortunada al no vislumbrar aquella escena.

Te quiero, siempre lo haré. Aún recuerdo el rostro de mamá cuando corrió al ver el jaleo, fue

Carta de Clara entregada

a su fallecido padre en la tumba

del cementerio.

.

.

.

Fragmento del prólogo de un relato mío.



2 Response to "El sonido del silencio"

Porque no hay nada que supere a la fantasía

Porque no hay nada que supere a la fantasía

Érase una vez...

Érase una vez...

Eres el visitante número...