Una Hamburguesa de Tiempo sin Pepinillos


—¿A quién estás esperando?

—Al Tiempo.

—¿Al Tiempo?

—Sí, él es muy sabio y tiene un poder increíble para cambiar las cosas. Hice un pacto con él; le dejaré consumir mi juventud y él me mostrará el sentido de mi existencia.

—¡¡Asombroso!! ¿Tanto ansías encontrar el porqué de la vida?

—Sí, ésa es una de mis inquietudes, y yo, el Ser Humano, debería de conocerla, o... al menos intuir cuál es, mas ¿para qué vivir cien años si no hay nada que me impulse a continuar?

—Esa reflexión es muy hermosa... No obstante es triste saber que cuando la halles perderás la vida y no podrás gozarla en su plenitud.

—Yo no pienso así; el mero hecho de que sea tan efímero sólo lo hará más intenso.

—¿Y al final el Tiempo te mostró el significado de la vida?

—¡¡Sí!! Me dijo que ahora que hice el pacto con él ya había encontrado una de las razones por las cuales seguir en éste mundo.

—¿Ah, sí?, ¿y cuál es entonces?

—Simplemente estar aquí; en el momento en el que sellé mi pacto con él mis latidos estaban contados, con lo cual apreciaba más vivamente todo lo maravilloso que me ocurría; cada vez que sonreía, me divertía, o simplemente descansaba lo hacía con pasión ya que a lo mejor mi hora había llegado y ya no lo podría volver a experimentar.

»Y... a todo esto, ¿quién eres tú?

—Yo soy la Muerte, el Tiempo me mandó a recogerte.

—¡¡Ahh!! Perdona por haberte atendido con estas fachas; no sabía que eras tú.

»¿Puedo hacerte una pregunta?

—Sí.

—¿La Muerte tiene una razón de existir?

—Sinceramente... Nunca me había parado a pensarlo; la Rutina suele impedírmelo. Pero supongo que si tuviera alguna guardaría relación con las Almas que recolecto.

—Podías quedar con Tiempo para tomar un café y preguntárselo.

—¡¡Esa es buena idea!! Lo haré y como agradecimiento cuando la encuentre bajaré al Tártaro y te traeré una hamburguesa.

—¿Con queso?

—Sí, con queso fundido y sin pepinillos.

—¡¡Gracias!! No soporto los pepinillos.

0 Response to "Una Hamburguesa de Tiempo sin Pepinillos"

Porque no hay nada que supere a la fantasía

Porque no hay nada que supere a la fantasía

Érase una vez...

Érase una vez...

Eres el visitante número...