*-*




Quisiera decirte muchas cosas
pero cada vez que lo intento me quedo muda.
Tu mirada me hace prisionera,
encadenándome a ti con fuerza.

Y entonces me vuelvo tu presa;
absorta y soñadora.
Con mi alma ávida de que la devores;
de estar contigo, de sentirte cerca.

Y entonces me vuelvo tu esclava;
con mi alma cautiva,
orgullosa de tus demandas.
¡¡Y sigo sin palabras!!

Quisiera decirte muchas cosas
pero cada vez que lo intento
me pierdo en un remolino
inhalando el aroma de las hebras de tu cabello.

Y entonces...
Y entonces...
Te amo.

Quisiera decirte muchas cosas
pero soy incapaz de expresarlas,
y es por ello
que me hice enemiga de las palabras.





1 Response to "*-*"

Porque no hay nada que supere a la fantasía

Porque no hay nada que supere a la fantasía

Érase una vez...

Érase una vez...

Eres el visitante número...