Escúchame



Escúchame. ¿No puedes?

Deja que la lluvia lo cubra todo, que haga de velo protector entre ti mismo y tu alrededor. ¿Sabes lo sencillo que es llorar bajo el rocío de las nubes sin que nadie se dé cuenta? Nuestras lágrimas se mezclan con las gotas de la tormenta, y entonces, si lo deseamos, podemos aparentar ser felices delante de los demás.

Me gustan las tempestades marinas en las que el viento, los truenos y la caída de la lluvia me quitan la voz. Con ellas no tengo miedo de ser quien soy. Gracias a ellas no me esfuerzo en crear una careta para los demás; ese trabajo lo hace el diluvio por mí.

Escúchame. ¿No puedes?

Tal vez sea porque éste es un día encapotado en el que el cielo llora. Escucha chispear. Olvida mis palabras; deja que la lluvia te inunde. Descubre que todo lo demás carece de importancia.








0 Response to "Escúchame"

Porque no hay nada que supere a la fantasía

Porque no hay nada que supere a la fantasía

Érase una vez...

Érase una vez...

Eres el visitante número...