Es ella




Ella es la chica que baja la cabeza cuando llega a la estación de metro; la joven tímida y retraída que nadie recuerda. Tiene una cara común; o eso ponen los demás como excusa a la hora de no reconocerla. Quiere ser una princesa de piel de mariposa, visible para todos e inmortal para algunos. Quiere convertirse en una joven de ébano, cuyo candente corazón bombee con fuerza e hipnotice.

Todos sabemos quien es ella y lo que quiere llegar a ser, sin embargo, cuando la vemos por la calle no nos damos cuenta de que está ahí. Es invisible; demasiado mediocre como para destacar. Y por ello lo anhela tanto; con tanto ahínco que logró que supiéramos su historia. Pero, ¿de qué sirve? ¿Para qué conocer sus deseos si somos incapaces de ponerle cara? La joven se hundirá en el olvido y su historia continuará vagando.

Al fin y al cabo, eso es lo que importa, ¿no? Memorizar de la joven lo único que la diferenciaba de los demás; sus ilusiones. Aunque bueno, quizá en realidad las conozcamos porque también son las de otras chicas.





0 Response to "Es ella"

Porque no hay nada que supere a la fantasía

Porque no hay nada que supere a la fantasía

Érase una vez...

Érase una vez...

Eres el visitante número...