Ella es un espectro; ella está muerta.

Yace condenada a balancearse entre aquellas cadenas eternamente.

Su alma ya se ha olvidado de su origen y nombre. No obstante, los restos de lo que una vez fue aún son visibles al caer las 12.

Recemos por la dama del columpio; asesinada por los celos de su marido.

Las cuerdas lloran la sangre despojada del cuerpo hermoso y mortal de la joven; consumido por la ausencia de esperanza y el paso de los años.

1 Response to " "

Porque no hay nada que supere a la fantasía

Porque no hay nada que supere a la fantasía

Érase una vez...

Érase una vez...

Eres el visitante número...