.



 
Las voces...
Las voces...
Las voces...

¡¡¡Qué se callen!!!

Yo... 
Yo...

¡No paro de escucharlas!

¡¡Sileeeeeeeeeeeeeencio!!


Sólo... Sólo... Sólo quiero tranquilidad; sólo deseo...

¡¡¡Por favor, dejad de hablarme!!!

Las voces...
Las voces...
Las voces...




kajdfkjwjhfgrhwghrgwjhrtguyewgt...
...kasbfkjebwriutbiuebribjehbtri

Nosotros dejaremos de atormentarte cuando hagas lo que te pedimos.






Entonces, debo matar al chico que me pidió mi móvil en el metro.


Pero aún así, sé que cuando os haga caso vosotras dejaréis de molestarme sólo unos días; luego regresaréis, con más fuerza.




...Y a pesar de ello, vale la pena;
con tal de que abandonéis mi cabeza durante unos instantes.






1 Response to "."

Porque no hay nada que supere a la fantasía

Porque no hay nada que supere a la fantasía

Érase una vez...

Érase una vez...

Eres el visitante número...