.


Caminando por un sendero de esperanza impregnado de tu aroma,
yo pensaba, ausente,
cómo sería volver a tocar las suaves hebras castañas de tu cabello.

Navegando en un océano escarlata; cálido; creador de vida,
yo aspiraba, absorta,
el efluvio producido por tu candente aliento.

Recorriendo un bosque infértil; de tierras áridas y animales enfermos,
yo lloraba, melancólica,
como consecuencia de verme consumida por el dolor de tu ausencia.



NOTA: Mañana termino los exámenes; no me lo creeo. ¡¡Por fiiiin!! :)
Aún me queda por terminar unos trabajos, pero por eso no me veo demasiado estresada ^^

1 Response to "."

Porque no hay nada que supere a la fantasía

Porque no hay nada que supere a la fantasía

Érase una vez...

Érase una vez...

Eres el visitante número...