Luís&Alexa

Image and video hosting by TinyPic

Luís se aproximó a Alexa con una mueca de aborrecimiento; una parte de él se sentía mal por lo que le iba a hacer, y la otra se hallaba asqueada al pensar en que ella estaba interesada en él. Alexa era amiga del chico desde que le llegaba la memoria y ciertamente siempre había estado a su lado, apoyándole en todo momento en el que la necesitó.

Ella era una chica no muy alta, desgarbada y con poco pecho. Su cabello era lacio y fino, de un tono marrón; no tenía ninguna cualidad que hiciera que aquellas hebras llamaran la atención. Lo mismo pasaba con su rostro; no es que tuviera unos rasgos desagradables, sino que simplemente no había nada en aquellos grandes ojos marrones o en aquella boca de piñón que hiciera que fueran dignos de contemplar.

En sus ojos descansaban unas enormes gafas negras de pasta con unos cristales muy gruesos; como los de una lupa. Alexa siempre anheló tener una mirada clara y expresiva; como la de Alma. No obstante, ella era consciente de que no podía aspirar a tanto.


Luís estaba secretamente enamorado de Núria; todo el mundo quería a Núria. Ella era la adolescente más popular de todo el instituto y había estado saliendo con los chicos más guapos del mismo. Alexa siempre pensó que Núria era muy atractiva, pero ello no quitaba que fuera una engreída repelente; en ocasiones, cuando uno experimenta con plenitud los halagos y la aceptación de una multitud, termina malográndose. Ése era el caso de Núria.

Alexa sonrió con añoranza al rememorar una época en la que ambas fueron amigas. Ahora las cosas habían cambiado tanto... Fue Alexa la que renunció a su amistad con Núria porque la chica se estaba convirtiendo en lo que Alexa tanto temía. Núria, una vez le dijo que haría cualquier cosa con tal de ser popular y guapa; y ocurrió.

Núria ya era agraciada de por sí, no obstante, sus gustos extraños hacían que los chicos no se fijaran en ella; así que cambió y consiguió aquello que se propuso. Alexa, en las sombras, vislumbró cómo su amiga se degeneraba.

Ahora, Alexa suele pasar todos sus patios junto a Luís; él es muy bueno con ella. Alexa le ama; desearía con todas sus fuerzas estar con él, pero sabe que éso es imposible ya que ella es una friki aficionada a cosas de chica rara y Luís, aunque comparta sus gustos, actúa como lo haría cualquier adolescente normal; él no piensa como Alexa; él no desea vivir su vida siendo él mismo con sus gustos poco comunes. La única aspiración del chico es ser popular junto a la hermosa Núria.

—¿Sabes qué me dijeron? —inquirió Luís a Alexa—. Por ahí va pululando que estabas enamorada de mí, y... bueno —se detuvo en seco—. No quiero hacerte daño pero yo únicamente te veo como a una buena amiga.

Alexa se mantuvo tiesa e impávida; no se esperaba que Luís pronunciara aquellas palabras. ¿Quién le habría contado éso al chico?

Por el rabillo del ojo, Alexa vislumbró a Núria tras la fuente del patio. Fue ella. Seguro que le hizo aquello para restregarle lo popular que era. Alexa se mordió la lengua tratando de reprimir vanamente sus ganas de llorar.

—Ya sabía que no me quieres, que en realidad estás enamorado de Núria. Todo el mundo quiere a Núria —articuló Alexa aborrecida—, por éso en ningún momento te confesé mis sentimientos—hizo una pausa dramática, en la que trataba de organizar sus ideas—. No obstante, quiero que sepas que yo he sido la única que ha estado a tu lado siempre que lo has necesitado, y quizá también la única que te querrá tal y como eres.

Luís no contestó, mantuvo su mirada fija en las gotas saladas que se derramaban de los ojos de Alexa.

—Lo siento... —logró pronunciar él.

Alexa no dijo nada; aquellas palabras, a su ver, estaban vacías. Trató de dejar de llorar y de recomponerse, pero no pudo.

—Al menos tengo como consuelo que nunca estarás al lado de Núria —aseveró con malicia.

Luís, dolido, se alejó de ella, a la par que Núria se acercaba hacia la chica con una sonrisa de suficiencia.




Si quieres ser aceptado, deberás comportarte
como la multitud te diga que lo hagas.


1 Response to "Luís&Alexa"

Porque no hay nada que supere a la fantasía

Porque no hay nada que supere a la fantasía

Érase una vez...

Érase una vez...

Eres el visitante número...